Xiomara Castro se dirige a sus seguidores. / EFE

Por primera vez una mujer podría ser presidente en Honduras

Xiomara Castro lleva más de veinte puntos de ventaja al candidato oficialista

MERCEDES GALLEGO Corresponsal en Nueva York

El contador se paró este lunes en Honduras, pero no la euforia de los seguidores de Xiomara Castro, la candidata socialista de 62 años del Partido Libertad y Refundación que el domingo se declaró ganadora de las elecciones presidenciales con el 51.45% de las actas escrutadas.

La esposa del expresidente Manuel Zelaya, depuesto en 2009 mediante un golpe de estado apoyado por Washington mientras Hillary Clinton era secretaria de Estado, llevaba 20 puntos de ventaja el empresario de la construcción Nasry Asfura, candidato del oficialista Partido Nacional, lo que la perfilaba como la primera mujer presidenta de un país en el que pocas mujeres ostentan cargos públicos. Toda una hazaña posible gracias a la bajísima popularidad del actual presidente Juan Orlando Hernández, de casi un solo dígito, implicado en varios casos de corrupción y narcotráfico que se juzgan en los tribunales neoyorkinos. De ahí que los seguidores de Castro bailaran el domingo al grito de »¡Juanchi va pa Nueva York!».

El gobierno había pedido que ningún candidato declararse victoria hasta que se tuvieran todos los resultados, pero Castro anuncio que va a formar gobierno agradeció en las redes la felicitación adelantada del presidente venezolano Nicolás Maduro. Eso no contribuyó a tranquilizar a quienes piensan que convertirá a Honduras en otra Venezuela, pero son muchos los que ven este salto como la única posibilidad de redención que le queda a un país con uno de los mayores niveles de criminalidad del mundo. La pandemia no ha hecho más que exacerbar una situación límite, de la que huyen decenas de miles de hondureños en caravana hasta la frontera de EE UU.

El 68% de participación daba fe del interés popular en estas elecciones, marcadas por el fantasma del fraudé ocurrido en 2017. El partido en el poder prometía este lunes a sus seguidores que cuando todo los votos estén contados se alzará como ganador, al igual que ocurrió entonces, algo que tampoco ayudaba a calmar los ánimos. El ex presidente de Costa Rica Luis Guillermo Solís calificó la votación como «una hermosura de expresión ciudadana», lo que parecía referirse más a la alta participación que a las preocupante scaídas del sistema informático.

Durante los 12 años que el partido Nacional de Honduras lleva en el poder, el país se ha hundido aún más en amnos del crimen organizado, pero Castro asegura que pedirá ayuda a la ONU para desterrarlo. «Revertiremos el autoritarismo, ¡Fuera la corrupción, fuera el narcotráfico y fuera el crimen organizado!», prometió la potencial ganadora de las elecciones. Se espera que, de formar gobierno, su esposo ocupe papel importante.