Emmanuel Macron, en a cumbre del Sahel. / EFE

Macron quiere «decapitar» a los grupos afines a Al-Qaida en el Sahel

El presidente francés pide en la cumbre del Sahel más participación internacional contra el yihadismo en la región

BEATRIZ JUEZ París

El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere «decapitar» a los grupos yihadistas afines a Al-Qaida que amenazan el Sahel, al tiempo que insta a la comunidad internacional a implicarse más en la lucha antiterrorista en la región. «Luchamos contra un enemigo común: el terrorismo islamista», recordó en rueda de prensa. El mandatario participó este lunes desde París vía videoconferencia en la cumbre G5 Sahel, que reunió en Yamena a los cinco países de la región (Malí, Burkina Faso, Níger, Mauritania y Chad). El objetivo era hacer un balance de los compromisos de la cumbre de Pau (Francia) hace un año.

Macron cree que es necesario reforzar la lucha contra los grupos yihadistas para «intentar ir a decapitar a estas organizaciones», a descabezar a estos grupos terroristas. Aunque las fuerzas armadas desplegadas en la zona de las tres fronteras (entre Malí, Níger y Burkina Faso) han golpeado a los grupos armados terroristas, la «amenaza persiste», advirtieron los jefes de Estado del G5 Sahel y Francia en un comunicado final. Los mandatarios creen que «esta amenaza requiere vigilancia y perseverancia hasta la erradicación total de la lacra del terrorismo en esta región».

París tiene en su punto de mira a dos organizaciones afiliadas a Al-Qaida de ideología salafista yihadista: el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM, por sus siglas en árabe) y Katiba Macina. Sus dirigentes «continúan alimentando una agenda yihadista» en el Sahel, según Macron. De momento, el presidente no cuenta -como muchos piden en Francia- con reducir drásticamente sus tropas en el área, pues considera que hacerlo ahora sería «un error», aunque podría hacerlo de forma gradual en los próximos meses.

El mandatario francés instó a una mayor participación de la comunidad internacional en la lucha contra el terrorismo yihadista en el Sahel. Berlín, sin embargo, volvió a rechazar este lunes enviar tropas adicionales a misiones a la zona. Cada vez más voces cuestionan en Francia la presencia a largo plazo de sus soldados en la operación antiyihadista Barkhane en esa región africana. Ocho años después del inicio de esta operación, 5.100 militares franceses están desplegados la zona y 51 soldados galos han muerto.