El barco Geo Barents operado por Médicos sin Fronteras (MSF) / EFE

75 inmigrantes se ahogan frente a Libia cuando trataban de llegar a Europa

El buen tiempo propicia que durante el fin de semana arriben por mar

DARÍO MENOR

Más de 75 migrantes se ahogaron el pasado miércoles al naufragar la embarcación con la que zarparon desde Libia para tratar de llegar a Europa, según el testimonio de 15 supervivientes del hundimiento que fueron socorridos por pescadores de la ciudad de Zuara, al noroeste del país norteafricano. «Este es el coste de la inacción. Al menos 1.300 hombres, mujeres y niños se han ahogado este año intentando atravesar el Mediterráneo Central», lamentó Safa Msehli, portavoz de la Organización Mundial de las Migraciones (OIM), al informar de este último desastre en un fin de semana en el que el buen tiempo propició un fuerte incremento en el número de desplazados que llegaron a Italia por mar. A diferencia de en los meses pasados, ahora no solo usan la ruta del Canal de Sicilia, pues también se produjeron diversos desembarcos tanto en Cerdeña como en Salento, en el 'tacón' de la 'bota' que forma la Península Itálica. En total durante el fin de semana arribaron más de 700 inmigrantes.

A Cerdeña llegaron en diversas naves 77 personas, al parecer en su mayoría de origen argelino, mientras que en la zona del Salento, ubicada en la región sureña de Apulia, la cifra ascendió hasta los 133. Eran principalmente afganos y curdos iraquíes, entre los que había mujeres y niños. No se interrumpen mientras tanto los desembarcos en Lampedusa, la isla italiana situada en el centro del Mediterráneo a la que habitualmente se dirigen las embarcaciones que parten de Libia atravesando el Canal de Sicilia. 146 migrantes llegaron durante el fin de semana, buena parte de ellos tunecinos o provenientes de los países del África subsahariana. 70 de ellos habían sido rescatados por una nave de la Guardia Costera italiana de la barcaza con la que trataban de cruzar el Mare Nostrum, mientras que los demás arribaron por sus propios medios a Lampedusa a bordo de tres pequeñas naves.

A estas cifras hay que sumar las 350 personas que desembarcaron en Porto Empedocle, en Sicilia, del buque 'Dattilo' de la Guardia Costera italiana, que los salvó en una difícil operación de rescate que se prolongó durante horas del viejo pesquero con el que se habían desplazado hasta unas 70 millas náuticas de las costas sicilianas. El 'Dattilo', que contó con el apoyo de una patrullera, dos aviones y cuatro buques mercantes presentes en la zona, consiguió trasladar a todos los migrantes a bordo, entre los que había más de 40 menores de edad, evitando así la tragedia a la que parecían abocados debido a las pésimas condiciones en que se encontraba el pesquero y lo sobrecargado que navegaba.

Durante los últimos cuatro días realizó además diversas operaciones de salvamento en aguas del Mediterráneo Central el buque 'Sea-Watch 4', fletado por las ONG Sea Watch y Médicos Sin Fronteras (MSF), que lleva a 375 migrantes a bordo. Estas personas «necesitan ser desembarcadas lo antes posible en un puerto seguro», según reclamaron los responsables de esta iniciativa humanitaria. Una de las operaciones de rescate desarrolladas durante el fin de semana tuvo como protagonistas a 102 desplazados que iban en una lancha neumática sobrecargada. En la zona se encontraban dos embarcaciones de la Guardia Costera libia, cuyos tripulantes estaban dispuestos a llevarse de vuelta a los inmigrantes al país norteafricano, aunque fueron antes rescatados por los socorristas del 'Sea-Watch 4'. Los migrantes denuncian habitualmente cuando llegan a Europa las torturas, extorsiones y vejaciones que sufren en los centros donde son confinados en Libia.