Migrantes esperan para cruzar el Canal de la Mancha. / efe

Francia rechaza patrullas conjuntas con Reino Unido en el Canal de la Mancha

El primer ministro francés explicó que no pueden aceptar que «policías o militares británicos patrullen sus costas, pues «está en juego nuestra soberanía»

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

El Gobierno de Emmanuel Macron rechaza que policías o militares británicos patrullen las costas francesas para luchar contra la inmigración ilegal en el Canal de la Mancha, tal y como propone Londres, que aboga por realizar patrullas conjuntas. El primer ministro francés, Jean Castex, envió el miércoles una carta a su homólogo británico, Boris Johnson, para explicarle que Francia no puede aceptar que «policías o militares británicos patrullen nuestras costas», pues «está en juego nuestra soberanía», según informó este viernes la prensa francesa.

Johnson había propuesto realizar patrullas conjuntas al presidente Macron tras la muerte de 27 migrantes el pasado 24 de noviembre en un naufragio frente a Calais, cuando trataban de cruzar el Canal de la Mancha para entrar clandestinamente en el Reino Unido. El 'premier' británico cree que esta medida es necesaria para impedir la salida de embarcaciones precarias de migrantes desde las costas francesas. Londres considera que el Gobierno de París no hacen lo suficiente para frenar la inmigración ilegal.

El Gabinete de Castex no ocultó su irritación cuando Johnson reiteró su propuesta de las patrullas conjuntas en una carta a Macron que publicó en Twitter al día siguiente de la tragedia de Calais, en vez de utilizar los canales diplomáticos habituales.

En la carta enviada el miércoles, Castex también rechaza otra de las propuestas de Johnson en materia migratoria. El primer ministro británico pidió a Macron que París se haga cargo de todos los migrantes que llegan clandestinamente al Reino Unido desde Francia. «Devolver a los migrantes no es una opción para nosotros. No es una forma seria o responsable de abordar la cuestión», le dijo Castex a Johnson en su carta.

Acuerdos ineficaces

El primer ministro galo explicó que actualmente hay «más de 700 policías y gendarmes» patrullando la Costa de Ópalo, la región costera del norte de Francia que bordea el mar del Norte y el Canal de la Mancha, para tratar de impedir que embarcaciones precarias con migrantes se hagan a la mar. Castex recordó que parte de esas operaciones están siendo financiadas con dinero británico, en virtud de los acuerdos de cooperación transfronteriza de Touquet, que entraron en vigor en 2004.

El primer ministro francés reconoció, sin embargo, que estos esfuerzos no han permitido contener el fenómeno de la inmigración ilegal en el Canal de la Mancha ni han aportado una solución duradera a este problema. Castex instó una vez más a Londres a abrir «vías de inmigración legal» para aquellos que tienen «razones legítimas» para querer trasladarse al Reino Unido, con el fin de evitar que aquellos que viajan sin papeles arriesguen sus vidas en embarcaciones precarias tratando de cruzar el canal.

Por su parte, el Gobierno de Boris Johnson dice estar dispuesto a «discutir todas las opciones». En respuesta a la carta de Castex, Downing Street apuntó que «está determinado a prevenir más pérdidas de vidas en el Canal», en referencia a los 27 refugiados, la mayoría kurdos iraquíes, que murieron intentando llegar a Inglaterra en una embarcación hinchable.