Abdelhamid Dbeibah y Mario Draghi, este lunes en Roma. / AFP

Draghi exige a Libia «el pleno respeto de los derechos» de los migrantes

El primer ministro italiano muestra su apoyo a la «compleja transición» en el país norteafricano al recibir en Roma al líder del Gobierno de unidad nacional

DARIO MENOR Roma

Italia es el país europeo que más interés tiene en que tenga éxito la transición hacia la democracia y la estabilidad en que se encuentra Libia, sacudida por una década de caos y guerra civil tras la caída del dictador Muamar el Gadafi. En un nuevo gesto de apoyo, el jefe del Ejecutivo italiano, Mario Draghi, recibió este lunes en Roma al primer ministro del Gobierno de unidad nacional libio, Abdelhamid Dbeibah, al que ofreció nuevamente su colaboración en la «compleja transición» política en que se encuentra el país norteafricano.

Dbeibah lleva en el cargo desde mitad de marzo y espera presentarse a los próximos comicios, previstos para finales de diciembre y antes de los cuales será necesario aprobar una ley electoral, unos Presupuestos y, lo más difícil todavía, mantener la paz entre las distintas facciones armadas y ganarse el apoyo del general Jalifa Haftar, hombre fuerte de la zona oriental del país.

A diferencia de lo ocurrido cuando le visitó en Trípoli el mes pasado y mostró su «satisfacción» por la manera en que Libia gestiona la inmigración hacia Italia, lo que le granjeó la críticas de las ONG, en esta ocasión Draghi se mostró algo más exigente. Recordó el «deber moral» que tienen las autoridades libias a la hora de «asegurar el pleno respeto de los derechos de los refugiados y migrantes». Trataba así de conjugar los dos intereses de la política migratoria italiana, que según fuentes gubernamentales se basa en la eficacia en la defensa de las propias fronteras al tiempo que se tiene en cuenta la situación humanitaria de los desplazados.

Draghi adelantó que la gestión de la inmigración será uno de los temas candentes del próximo Consejo Europeo, que se celebra el 24 y 25 de junio. «Italia pretende seguir financiando las devoluciones voluntarias y las evacuaciones humanitarias desde Libia», destacó el primer ministro italiano, insistiendo en que su país continuará ayudando a la nación norteafricana con «recursos» y «capacidad formativa» para gestionar los flujos migratorios. Es necesario, no obstante, que la Unión Europea ofrezca una respuesta «más rápida y determinada». Dbeibah, por su parte, recordó que esta cuestión «no se resuelve solo en el área del Mediterráneo» y pidió no olvidarse de la situación en los países de origen de los migrantes.