Motores y restos de lanchas neumáticas, abandonadas en las playas francesas del Canal de la Mancha por los inmigrantes que tratan de llegar a Reino Unido. / Reuters

Londres y París piden ayuda internacional para prevenir naufragios de refugiados

La muerte de veintisiete adultos y menores no frena los intentos de los ilegales para atravesar el Canal de la Mancha en frágiles embarcaciones

LOURDES GÓMEZ Corresponsal. Londres

No hubo este jueves acuerdo bilateral entre el Reino Unido y Francia para reforzar la vigilancia del litoral galo con patrullas conjuntas e intensificar operaciones contra las mafias que transportan refugiados hasta Inglaterra. Pero la muerte de 27 personas el día anterior, cuando trataban de cruzar el Canal de la Mancha, forzó un compromiso de sus respectivos mandatarios. Emmanuel Macron y Boris Johnson aceptaron «hacer todo lo posible para detener a las bandas» e instaron a la cooperación internacional. Por lo pronto, París convocó para el domingo en Calais una reunión con ministros de Bélgica, Holanda, Alemania y Gran Bretaña.

Mientras, botes llenos de migrantes continuaron acercándose al sur de Inglaterra. La tragedia de la víspera, que costó la vida de siete mujeres, diecisiete varones y tres menores, no disuadió a unos 600 individuos a echarse a la mar en embarcaciones precarias. Se avecina un frente de lluvia y viento en el sudeste inglés y los comentaristas sugerían que la oportunidad para cruzar el Canal se cerraría este jueves. El tiempo estable de noviembre ha disparado por encima de 6.000 los que llegaron por esta ruta, sumando más de 25.700 personas en lo que va de año, según datos de la agencia PA.

La falta de acuerdo entre Francia y el Reino Unido frena la puesta en marcha de las patrullas conjuntas y la lucha contra las mafias

El Gobierno británico quiere enviar refuerzos policiales al norte de Francia y este jueves renovó su propuesta de colaboración, que París rechazó en aras de la soberanía. La ministra del Interior, Priti Patel, concretó la oferta de «cooperación conjunta» en una conversación que mantuvo con su homólogo galo, Gérald Darmanin. «He ofrecido trabajar con Francia para colocar más agentes sobre el terreno y hacer lo que sea necesario para asegurar el área de forma que los vulnerables no arriesguen sus vidas montándose en embarcaciones innavegables», informó a los Comunes.

Un asunto «complicado»

La ministra reconoció que el «asunto es complicado y no hay una solución simple». «Implica un esfuerzo herculano y será imposible sin la cooperación estrecha de todos los asociados y agencias internacionales», añadió. Patel evitó el enfrentamiento con el Ejecutivo de París, al que Johnson acusó la noche anterior de «no hacer lo suficiente» para mitigar el problema. El primer ministro aludió en el mismo mensaje a los 54 millones de libras (unos 63 millones de euros) que el Tesoro británico ha comprometido para reforzar la vigilancia de las playas francesas.

La queja británica se ha repetido en ocasiones anteriores y este jueves vino acompañada de imágenes concretas. Varios medios publicaron fotografías y un vídeo en que se ve a un grupo de aparentes migrantes arrastrando una fueraborda hasta la orilla a plena vista de un vehículo policial. «Vergonzoso», tituló 'The Sun'. «¿Por qué Francia no les frenó?» cuestionó el matutino METRO.