Los ministros de Interior de Francia, Países Bajos, Alemania y Bélgica, durante la reunión de este domingo en Calais. / AFP

Un avión de Frontex reforzará el control migratorio en el Canal de la Mancha

Francia, Países Bajos, Bélgica y Alemania se comprometen en la cumbre de Calais a luchar contra las mafias que trafican con personas

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

Unidos, coordinados y movilizados frente al drama migratorio en el Canal de la Mancha. Los responsables de Interior de Francia, Bélgica, Países Bajos y Alemania se comprometieron este domingo en Calais (noreste de Francia) a luchar de forma «aún más intensa» contra las redes de tráfico de seres humanos tras la muerte el pasado miércoles de 27 migrantes en un naufragio cuando intentaban alcanzar las costas británicas.

El ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, anunció que a partir del 1 de diciembre un avión de la agencia europea Frontex sobrevolará «día y noche» el Canal de la Mancha para ayudar a detectar e interceptar mejor las travesías marítimas ilegales hacia el Reino Unido.

En la reunión de Calais también participaron la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, y los responsables de Europol y la agencia fronteriza europea Frontex. Curiosamente, no asistió a la reunión el Reino Unido, destino final de los migrantes clandestinos que cruzan el Canal de la Mancha. Darmanin anuló el viernes la invitación a su homóloga británica, Priti Patel, después de que el primer ministro, Boris Johnson, pidiera el jueves a París en una carta publicada en redes sociales que se hiciera cargo de los migrantes que llegan clandestinamente al Reino Unido desde Francia.

Al Elíseo le sentó fatal que Johnson publicara en Twitter la misiva dirigida al presidente galo, Emmanuel Macron, con varias propuestas para atajar la crisis migratoria, en vez de recurrir a los canales diplomáticos habituales. El mandatario francés denunció la poca seriedad del 'premier' británico a la hora de tratar la crisis migratoria.

Reunión «proeuropea»

Darmanin aseguró que la reunión de Calais «no fue antiinglesa, sino proeuropea». «Nuestra voluntad es trabajar con Gran Bretaña, pero ese trabajo solo se puede hacer de manera seria y sin ser rehenes de la política inglesa», añadió el responsable galo de Interior. Patel anunció, por su parte, en Twitter que mantendrá esta semana reuniones de urgencia con sus homólogos europeos, sin especificar la fecha ni sus interlocutores. Londres acusa a la UE, y en especial a los franceses, de no hacer lo suficiente para frenar la llegada de migrantes clandestinos al Reino Unido a través del Canal de la Mancha.

El titular de Interior galo instó al Reino Unido a «asumir sus responsabilidades» y a «limitar el atractivo económico de su territorio». Según París, si los inmigrantes arriesgan sus vidas es porque «se ven atraídos por Inglaterra, en particular por el mercado de trabajo, que hace que, sin papeles, puedan trabajar».

De igual modo, Darmanin también pidió a Londres que abra vías legales para los demandantes de asilo en sus países de origen, de modo que no tengan que recurrir a la inmigración ilegal. Recordó que, desde el 1 de enero, Francia ha recibido 150.000 peticiones de asilo, frente a las 30.000 del Reino Unido