Trump promete una "nueva era" en el sistema de misiles ante amenazas globales

17/01/2019

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió este jueves llevar el sistema de misiles del país "a una nueva era" ante la creciente amenaza de "adversarios potenciales" como Corea del Norte e Irán, que han ampliado sustancialmente sus capacidades.

"Nuestro objetivo es simple: asegurar que podemos detectar y destruir cualquier misil lanzado contra Estados Unidos desde cualquier sitio, en cualquier momento", dijo el mandatario en un discurso en el Pentágono, en Arlington (Virginia), a las afueras de Washington.

"Y como bien saben, el mejor modo de mantener a EE UU seguro es hacerlo fuerte y eso es lo que estamos haciendo", sostuvo.

El discurso de Trump estuvo cargado de una agresiva retórica sobre la importancia de reforzar la capacidad ofensiva, no solo la defensiva, pero ofreció pocos detalles específicos en materia de proyectos o volumen de dinero, aparte de 20 nuevos sistemas de interceptación de misiles en Alaska.

En este sentido, remarcó que EE UU tiene "las mejores armas del mundo" por lo que se encargará de que sus sistemas de defensa sigan "sin rival".

Repitió su intención de crear unas fuerzas espaciales que complementen los sistemas de defensa: "Mi próximo presupuesto invertirá en un sistema de defensa de misiles ubicado en el espacio (...) Será una gran, gran parte, de nuestra defensa y obviamente ofensiva".

En su discurso, curiosamente, el mandatario solo citó explícitamente a Irán como amenaza global.

No obstante, el informe del Pentágono, divulgado a la par que el discurso de Trump, sí que se refiere ampliamente a otros países, con especial énfasis en Corea del Norte, China y Rusia.

El documento detalla, asimismo, que "el actual contexto de seguridad es más complejo y volátil de lo que se ha experimentado en la memoria reciente" y los "adversarios potenciales están invirtiendo de manera sustancial en su capacidad de misiles".

Por ello, juzga como "imperativa" la modernización de la defensa estadounidense "para enfrentar los progresos en marcha de los adversarios en sus sistemas de misiles ofensivos regionales".

Esta revisión del sistema de misiles de EE UU es la primera en casi una década.

Trump aprovechó la ocasión para volver a algunos de sus temas favoritos: las críticas a los aliados internacionales, a los que reprochó sus bajo gasto en defensa y la necesidad de un muro fronterizo con México.

"Estamos con la OTAN al 100%", dijo sobre la Alianza Atlántica, una de sus dianas favoritas, pero, agregó, los socios deben dar "un paso al frente".

Sobre la controvertida exigencia de 5.700 millones de dólares en fondos presupuestarios para la barrera fronteriza con México, que ha provocado un aguda crisis política en EE.UU. ante la oposición de los demócratas, y que mantiene cerrada parcialmente la Administración federal, insistió en la necesidad de "fuertes barreras y muros" como única manera de proteger al país.

"Ninguna otra cosa va a funcionar", recalcó Trump.

A su juicio, la culpa del cierre federal, que ya cumple su cuarta semana, "es que el Partido Demócrata ha sido secuestrado por la fracción de izquierda radical y fronteras abiertas".

La presentación de la estrategia de misiles llega un día después de que EE UU confirmara que planea suspender el próximo 2 de febrero el tratado suscrito en 1987 con Rusia para la eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance (INF), un anuncio que ha aumentado la tensión con Moscú.

EE UU y Rusia, que poseen el 90% de las armas nucleares del planeta, se acusan mutuamente de violar ese acuerdo, que prohíbe a los dos países signatarios fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros).