Oxford Street, en el centro de Londres. / EFE/Vídeo: Atlas

París impone la mascarilla y Reino Unido aumenta las camas hospitalarias

El aumento del número de contagios por la variante ómicron del coronavirus en ambos países obliga a nuevas medidas provisionales

BEATRIZ JUEZ Corresponsal en París

Nochevieja con mascarilla en París. El tapabocas vuelve a partir del sábado a las calles de París por decisión de la Prefectura de Policía, que ha decidido imponer la mascarilla en el exterior tras la oleada de contagios en la región parisina.

La capital francesa registra una tasa de incidencia que roza los 2.000 casos por 100.000 habitantes, «el nivel más alto registrado hasta ahora, debido sobre todo a la presencia de la variante ómicron que es muy contagiosa», precisó la Prefectura de Policía. Los parisinos que no lleven mascarilla en el exterior deberán pagar una multa de 135 euros.

El Ayuntamiento de París decidió hace unos días cancelar los fuegos artificiales y el concierto previstos el 31 de diciembre en los Campos Elíseos por la rápida expansión de ómicron. Un millón de franceses tienen actualmente covid-19, según el ministerio de Sanidad. «En las últimas 24 horas, 208.000 han sido diagnosticados positivos de covid-19», anunció el miércoles el ministro de Sanidad, Olivier Véran, quien explicó que «el 10% de la población es en estos momentos caso contacto».

A pesar de que Francia está viviendo un «maremoto» de covid-19, según Véran, el Gobierno no impondrá un toque de queda en Nochevieja, como sí hizo el año pasado, ni un aforo para las fiestas privadas. Pero se prohibirá el consumo de alcohol en la vía pública para evitar las aglomeraciones. Los bares y restaurantes abrirán la última noche del año, pero las discotecas seguirán cerradas hasta el 24 de enero.

El Gobierno ha invitado a los franceses a hacerse un test –PCR, antígenos o autotest– antes de acudir a fiestas de fin de año para evitar contagios. Francia autoriza, de forma excepcional y hasta el 31 de enero, la venta de autotests en los supermercados y grandes superficies. Hasta ahora solo las farmacias podían venderlos.

Preocupación por los pacientes

En Reino Unido preocupa el aumento del número de pacientes con covid-19 que ocupan camas en los hospitales del país. Según datos oficiales difundidos por el Servicio Nacional de Salud, el NHS, la ocupación creció ayer a 11.452 desde las 990 notificadas el día anterior.

En la última semana el número ha crecido en más de 4.000. Por este motivo, el NHS anunció que habilitará 4.000 nuevas camas provisionales en todo el país. En principio, en ocho hospitales se instalarán módulos para acoge a unas cien personas. Además, se identificarán lugares en los que se puedan desplegar más camas, por ejemplo gimnasios, colegios o grandes lonjas.

En la actualidad Reino Unido tiene una tasa de incidencia de 18.606 contagios por 100.000 habitantes, según los datos de la Universidad Johns Hopkins. El Ministerio de Salud notificó el miércoles 183.037 nuevos casos de covid-19, una cifra que constituye un nuevo récord en el país.

En los últimos siete días, 914.723 personas han dado positivo, un balance que incluye cinco días de datos de Irlanda del Norte, tras un desajuste en la notificación de contagios debido a las fiestas navideñas.