Funcionarios de seguridad afganos inspeccionan el lugar de la explosión de una bomba / EFE

Los talibanes reivindican controlar ya el 85% de Afganistán

Las fuerzas de Teherán vigilan «el más mínimo movimiento cerca de la frontera»

N.A

Los talibanes afirmaron este viernes que controlan el 85% del territorio de Afganistán, incluyendo dos puestos fronterizos con Irán y Turkmenistán capturados en las últimas horas en su ofensiva contra las fuerzas gubernamentales. La toma de estos pasos en el noroeste completa un arco de terreno en su poder que va desde la frontera con Irán (al oeste del país) hasta China (noreste).

Las autoridades de Teherán advirtieron que vigilan «el más mínimo movimiento cerca de la frontera», según afirmó el general de brigada Farhad Arianfar, comandante de las fuerzas terrestres del Ejército. Los guardias fronterizos y los Guardianes de la Revolución, un cuerpo de élite, también participan en esta operación.

Versiones contradictorias

En una rueda de prensa ofrecida en Moscú, una delegación talibán afirmó controlar un 85% del territorio afgano y 250 de sus 398 distritos, un dato que no puede ser verificado de forma independiente y que incluso el Gobierno de Kabul discute. El portavoz talibán Zabihullah Mujahid afirmó además que sus tropas conquistaron el pueblo fronterizo de Islam Qala, uno de los principales centros por donde transita el comercio con Irán, y el paso de Torghundi hacia Turkmenistán.

Sin embargo, el portavoz de Interior afgano Tareq Arian aseveró que están tratando de recuperar ambas posiciones. Los insurgentes controlan también dos tercios de la frontera con Tayikistán, según dijo desde Moscú una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Pese al avance talibán, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, insistió el jueves en que el próximo 31 de agosto terminarán veinte años de misión de su país en Afganistán. En este sentido defendió que la misión ha «logrado» sus objetivos, aunque reconoció que era «muy poco probable» que el Gobierno local sea capaz de controlar todo el territorio. «No enviaré a otra generación de estadounidenses a la guerra en Afganistán», prometió el mandatario.