Benyamin Netanyahu, en una reciente visita a un centro de vacunación. / AFP

Netanyahu realiza la primera visita israelí a Emiratos Árabes

El primer ministro hebreo cree que los acuerdos de paz con los países árabes y la masiva vacunación le garantizan la reelección el día 23

MIKEL AYESTARAN Jerusalén

Benyamin Netanyahu volverá a hacer historia. Esta vez por ser el primer jefe de Gobierno de Israel en visitar de manera oficial los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Antes ya lo hizo por superar a David Ben Gurion como primer ministro con más tiempo en su puesto y también por ser el primero en el cargo procesado por delitos de corrupción. Las encuestas arrojan de nuevo un resultado ajustado en las elecciones del día 23 y Netanyahu presentará el éxito de los acuerdos de paz con países árabes a la vacunación masiva como principales argumentos para ganar votos.

Israel y EAU normalizaron relaciones en septiembre gracias a la mediación y contraprestaciones que puso sobre la mesa Donald Trump. Tras ese primer acuerdo hubo otros con Baréin, Sudán y Marruecos. En su visita oficial de este viernes, de apenas unas horas según los medios, Netanyahu mantendrá una entrevista con el hombre fuerte de los emiratos, el jeque Mohamed Bin Zayed (MBZ). Nadie pudo confirmar si el primer ministro planea también una parada en la vecina Baréin aprovechando su viaje al Golfo.

El acuerdo con EAU se convirtió en la puerta de entrada de Israel al golfo Pérsico, un avance que le permite izar la bandera con la estrella de David frente a Irán, su gran enemigo regional.

Netanyahu prometió, en caso de ser reelegido, «mas acuerdos de paz» y «evitar que Teherán se haga con armas nucleares». El último sondeo publicado por el Canal13 yotorgaba la victoria al Likud con 29 escaños, seguido del Yesh Atid, de Yair Lapid, con 20. Pero con el recuento total Netanyahu no sumaría los 61 escaños necesarios para formar Gobierno.

El primer ministro ha hecho de la campaña de vacunación contra el coronavirus uno de los pilares para lograr la reelección. Más de la mitad de la población ya ha recibido al menos la primera dosis de Pfizer y esta semana se han reabierto bares, restaurantes y escuelas mientras el aeropuerto internacional de Tel Aviv recupera de forma progresiva su actividad. Las voces críticas ven en esta rápida reapertura una maniobra electoral y temen que después del día 23 el país tenga que ir a un cuarto confinamiento.