Las fuerzas de seguridad israelíes rodearon la zona donde se produjo el tiroteo en la ciudad de Bnei Brak, cerca de Tel Aviv. / AFP

Mueren cinco personas en un tiroteo cerca de Tel Aviv

El autor de los disparos, que también falleció, viajaba en una motocicleta armado con un fusil de asalto

AGENCIAS

Al menos cinco personas murieron este martes como consecuencia de una serie de tiroteos relacionados en la ciudad israelí de Bnei Brak, en la periferia sur de Tel Aviv. Una de las víctimas apareció muerta dentro de un automóvil y otras dos fueron halladas sin vida en una acera cercana de la misma calle. Otra fue encontrada sin vida en una calle perpendicular, mientras que el herido fue trasladado en estado crítico al Hospital Beilinson, donde falleció posteriormente.

De acuerdo con los primeros informes de las autoridades, el principal sospechoso de los disparos, supuesto ciudadano árabe, conducía una motocicleta armado con un fusil de asalto y su cuerpo fue encontrado en una calle cercana. Otra persona fue arrestada por su posible colaboración con el supuesto tirador, informa el diario 'Jerusalem Post'.

El incidente comenzó cuando el individuo comenzó a disparar contra lo balcones de las casas y los ciudadanos que se encontraban en la vía pública. Según fuentes de la investigación, se sospecha que el autor de los disparos es un palestino residente en la Cisjordania ocupada.

El portavoz de la Policía de Israel, Eli Levy, y el alcalde de Bnei Brak, Avraham Rubinstein, pidieron a los vecinos de las áreas donde se han registrado los disparos que se mantengan en sus hogares tanto como sea posible. Mientras tanto, el primer ministro, Naftali Bennett, anunció la celebración de una reunión de emergencia con los ministros de Defensa y Seguridad Pública, el jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, el comisionado de Policía, entre otras autoridades.

Bnei Brak es una ciudad judía ultraortodoxa en las afueras de la capital comercial de Israel.

Ataques contínuos

Este es ya el tercer incidente de este tipo que se registra en Israel en la última semana y a consecuencia de los cuales ya han fallecido al menos diez personas. El domingo se registró un ataque con dos fallecidos en la ciudad de Hadera; mientras que la semana pasada cuatro personas perdieron la vida en la ciudad de Beersheva.

Según recoge la agencia alemana DPA, los ataques de palestinos en Cisjordania y la parte oeste de Jerusalén, de mayoría árabe, han aumentado en los últimos meses. Además, existen temores de que se pueda dar una mayor escalada durante el Ramadán, que comienza este sábado. En este contexto, el primer ministro, Naftali Bennett, ha anunciado la celebración de una reunión de emergencia con los ministros de Defensa y Seguridad Pública, el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, el comisionado de Policía, entre otras autoridades.

Por su parte, la Unión Europea emitió un comunicado en el que «condena enérgicamente» el «ataque terrorista», y tildó de «inaceptables» este tipo de sucesos contra población civil. «Estamos con Israel en este momento difícil. La UE sigue firmemente comprometida con la prevención y la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento», señaló la Oficina del Alto Representante de la UE para la Política Exterior.

Mientras tanto, el ex primer ministro y ahora líder de la oposición, Benjamin Netanyahu, señaló en sus redes sociales que esta es «una noche triste y difícil» para Israel, que se encuentra en «el punto álgido de una ola de terror, como no se había visto en años». Por esto, Netanyahu exigió a las autoridades competentes que tomen las medidas necesarias para «devolver la paz y la seguridad» a la ciudadanía del país.