Un combatiente kurdo contempla la destrucción causada por un bombardeo iraní en un pueblo del Kurdistán iraquí, esta pasada semana. / SAFIN HAMED / AFP

Irán e Irak reviven el fantasma de la guerra de los ochenta al desplegar tropas en su frontera

La tensión escala hasta niveles no vistos en décadas después de que Teherán haya bombardeado posiciones kurdas en Irak en las últimas semanas

T. NIEVA

La tensión entre Irán e Irak ha escalado en las últimas semanas hasta niveles sin precedentes desde el final de la guerra entre ambos países que tuvo lugar entre 1980 y 1988. La Guardia Revolucionaria de la república islámica ha desplegado este viernes unidades blindadas y tropas de infantería en la frontera con el Kurdistán iraquí. El movimiento llegó menos de 24 horas después de que Bagdad anunciara sus propios desplazamientos militares en respuesta a los ataques de Teherán y Ankara contra posiciones de grupos kurdos en la región semiautónoma.

Irán lleva semanas lanzado una serie de ataques transfronterizos con misiles y aviones no tripulados a grupos de oposición kurdos-iraníes con sede en Irak, a los que culpa de avivar las protestas en su país por la muerte bajo custodia de la joven kurda Mahsa Amini, presuntamente por llevar mal puesto el tradicional velo islámico.

El Partido de la Libertad del Kurdistán, uno de los grupos afectados, confirmó el despliegue por parte de Irán de tanques, vehículos blindados, artillería y drones en las fronteras iraníes con la región del Kurdistán en los últimos días. Teherán también ha aumentado sus fuerzas en las ciudades kurdoiraníes de Baneh, Marivan y Piranshahr, según declaró su portavoz, Jalil Nadiri, a la agencia de noticias kurda Rudaw.

Irán ha justificado estas operaciones ante la ONU esgrimiendo que el país «no tiene otra opción que usar su derecho natural para defenderse en el marco del derecho Internacional para proteger su seguridad nacional», según explicó el jueves por carta ante la institución internacional.

Por contra, el Gobierno de Irak anunciaba este pasado jueves su decisión de volver a desplegar tropas en las fronteras con Irán y Turquía tras denunciar los recientes bombardeos como una amenaza a su soberanía.

El Consejo de Seguridad Nacional iraquí celebró esta semana una reunión encabezada por el primer ministro, Mohamed Shia al Sudani, para abordar «las violaciones y ataques turcos e iraníes contra las fronteras iraquíes», según confirmó el portavoz del Estado Mayor del Ejército, Yahya Rasul, con la intención de «desarrollar un plan para redesplegar las fuerzas fronterizas para mantener la línea en las fronteras con Irán y Turquía y garantizar todo el apoyo logístico a las Fuerzas Fronterizas».

La relación entre ambos países ha sido tensa en las últimas décadas. En el recuerdo está la guerra que tuvo lugar a lo largo de la década de los ochenta, con la implicación de otras potencias, que dejó centenares de miles de muertos.