Borrar
El comandante del regimiento Zamid Chalaev de la República de Chechenia dispara un lanzagranadas en la ciudad de Mariúpol. Reuters/Vídeo: Atlas

Los musulmanes chechenos inician una guerra civil en suelo ucraniano

Dos batallones islámicos contrarios a Putin se enfrentan a los prorrusos del Khadyrov, el presidente títere de Moscú en Chechenia

óscar b. de otálora

Lunes, 4 de abril 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En Ucrania, distintos grupos de musulmanes chechenos se están aniquilando entre ellos al grito de 'Allah Akbar', sumidos en una batalla que ha trasladado a ciudades como Mariupol las disputas que perviven en su región natal desde hace décadas. En la actualidad, al menos dos batallones independientes de musulmanes antirrusos están operando en el país invadido. Frente a ellos se encuentra el también seguidor del Islam Ramzán Khadyrov, el hombre de Putin en Chechenia y cuyos seguidores, los 'kadyrovsky', pelean junto a a las tropas rusas.

Las dos principales milicias chechenas que se han desplazado a Ucrania para apoyar a Zelensky son los batallones Jeque Mansur y el Dozhjar Dudayev. El número de personas que compone estas unidades se desconoce y su armamento, al parecer, ha sido facilitado por el Ejército ucraniano. En las imágenes propagandísticas que han difundido ambas agrupaciones muchos de estos soldados musulmanes muestran rasgos distintivos de las regiones del Cáucaso como las barbas interminables y los gorros de piel. Son las mismas señas de identidad de los 'kadyrovsky', lo que evidencia el estado de guerra civil en el que vive este grupo étnico en Ucrania.

La unidad más antigua de musulmanes chechenos desplegada en Ucrania es el grupo bautizado con el nombre de Dozhjar Dudayev, el primer presidente de la república independiente de Chechenia nacida tras la caída del Muro de Berlín. Este exgeneral de la fuerza aérea rusa fue asesinado por los rusos mediante un misil de precisión en 1996, con lo que pasó a convertirse en un mártir del independentismo. El batallón que lleva su nombre se creó en 2014 en Dinamarca, el país en el que se habían refugiado cientos de chechenos tras la victoria de las tropas rusas en Grozny, la capital de la república. Su primer comandante fue Isa Munayev, un policía de la citada ciudad que había dirigido emboscadas letales contra las tropas rusas en combates urbanos. Munayev falleció en 2015, cuando le alcanzó el disparo de un tanque en la zona del Donnbas, Ucrania. En esa fecha, este grupo de musulmanes chechenos se había incorporado, como unidad independiente, a la lucha contra los prorrusos de esta región.

La segunda unidad musulmana contraria a Putin que se encuentra en Ucrania es el batallón del Jeque Mansur. Este grupo de combatientes adopta el nombre de un imán checheno del siglo XVIII que se alzó contra la zarina Catalina la Grande. Tras su muerte en cautividad en 1794 se convirtió en un mártir de la causa chechena y los movimientos independentistas han enarbolado su figura para liderar las distintas revueltas organizadas en la región. Según distintas fuentes, este batallón combate ahora en Mariupol, la ciudad en la que también se encuentran los seguidores de Khadyrov.

Esta lucha entre musulmanes chechenos tiene a su alrededor una fuerte carga propagandística. Por un lado, los combatientes de esa antigua república soviética tienen fama de implacables y eficaces, lo que se está utilizando como herramienta para aterrorizar al rival por ambos bandos. Desde Rusia, por su parte, se está acusando sin pruebas a los musulmanes que apoyan a Ucrania de haber colaborado con el Estado Islámico (EI) en un intento de desacreditarlos. En sus comunicados oficiales, los musulmanes proPutin les denominan 'shaitan', el término coránico para referirse al demonio.

Por su parte, los portavoces del batallón del Jeque Mansur, que han negado cualquier relación con el EI, están usando la batalla para retar al presidente Khadyrov. En sus alocuciones le acusan de ser un cobarde por no estar en primera línea y se enorgullecen de que este dirigente haya puesto precio a sus cabezas: 500.000 dólares por los jefes del 'Jeque Mansur'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios