Maduro se reivindica como único presidente

23/01/2019

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha defendido que es el único jefe de Estado, horas después de que el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se haya autoproclamado «presidente encargado» del país para dar paso a nuevas elecciones.

«Solo el pueblo pone, solo el pueblo quita», ha dicho Maduro, desde el Palacio de Miraflores, donde ha desembocado la marcha ‘chavista’ que se ha celebrado en respuesta a la jornada de movilizaciones opositoras de este miércoles.

El dirigente bolivariano ha defendido que las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo, que ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional reconocen fueron «democráticas».

Maduro ha denunciado que la autoproclamación de Guaidó forma parte del plan de «Gobierno imperialista de Estados Unidos para imponer a través de un golpe de Estado un gobierno títere a sus intereses en Venezuela».

«Pretenden elegir y designar al presidente de Venezuela por vías extra constitucionales y yo le pregunto al pueblo ¿quién elige al presidente de Venezuela? ¿puede autojuramentarse un cualquiera como presidente?», ha preguntado.

Además, ha considerado que «es una gravísima irresponsabilidad» por parte de Estados Unidos y sus «gobiernos satélite» querer provocar un «enfrentamiento civil» en Venezuela.

«Ellos dicen que yo soy un dictador, yo les digo que yo no me formé en la Escuela de las Américas, donde ustedes formaron a todos los dictadores de América Latina y el Caribe», ha espetado.

En consecuencia, ha anunciado la ruptura de relaciones con «el Gobierno imperialista de Estados Unidos» dando 72 horas a su personal diplomático y consular para abandonar la nación caribeña. «¡Fuera! ¡Se van de Venezuela!», les ha instado.

A «la derecha maltrecha», le ha aconsejado que «no se fíen de los gringos, porque no tienen amigos, tienen intereses», y ha deslizado una amenaza a Guaidó y la Asamblea Nacional al comentar que «ahora son cosa de la Justicia».

«Cerrar filas»

Maduro ha ratificado que completará su segundo mandato (2019-2025) para «gobernar para toda Venezuela» con el objetivo prioritario de «recuperar la economía», «llueva, nieve o relampaguee».

Para conseguirlo, ha pedido el apoyo «del pueblo bolivariano y a todo el pueblo de Venezuela», con una mención especial a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), a la que ha exigido «máxima lealtad».

«Estamos en una batalla histórica, que nadie baje la guardia, estamos defendiendo el derecho a la existencia de nuestra patria (...) Máxima movilización y combate popular permanente en todos los barrios», ha arengado.

Al mismo, sin embargo, ha pedido «nervios de acero, calma y cordura». «Venezuela debe hacerse respetar con su verdad, con mucho aplomo, con mucha serenidad», ha indicado.

Crisis política

La crisis política en Venezuela se agudizó el pasado 10 de enero, cuando Maduro inició un segundo mandato que la oposición y gran parte de la comunidad internacional no reconocen porque consideran que es fruto de un proceso electoral fraudulento que culminó con la votación del 20 de mayo.

La Asamblea Nacional aprobó cinco días después una resolución en la que define a Maduro como un «usurpador» del cargo y se arroga el Poder Ejecutivo, pero hasta ahora no había designado expresamente a Guaidó como nuevo presidente de Venezuela.

Ha sido el propio Guaidó quien lo ha hecho aprovechando el escenario que le han brindado las manifestaciones opositoras de este miércoles. «Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como presidente encargado de Venezuela», ha dicho desde Chacao, en Caracas, jaleado por el público.

Hasta ahora, Estados Unidos, Canadá, Colombia, Argentina, Chile, Brasil, Guatemala, Paraguay y Perú han expresado su reconocimiento a Guaidó como «presidente encargado» y le han ofrecido su apoyo para llevar a cabo una transición pacífica hacia la democracia en Venezuela.