Maduro recibe el apoyo del Ejército y del poder judicial venezolano

24/01/2019

El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, se presentó este jueves a la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para recibir el respaldo de los magistrados, en medio de la crisis de legitimidad que atraviesa y tras la autoproclamación del diputado Juan Guaidó como presidente encargado. El Ejército denuncia un intento de ”golpe de Estado” y promete defender el régimen.

El líder chavista llegó al TSJ acompañado por su esposa, Cilia Flores, y saludó a los jueces que sí le reconocen como legítimo y que emplazaron a la Fiscalía a emprender acciones contra Guaidó, líder de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento).Parte del recibimiento que dieron los magistrados a Maduro fue transmitido por el canal estatal VTV, que también este jueves ha difundido numerosas expresiones de respaldo al mandatario, como los mensajes hechos por generales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino. Ambas instituciones, la militar y la judicial, denunciaron como un intento de”golpe de Estado” la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente, con el apoyo de varios gobiernos, entre los que destacan Estados Unidos y Brasil.El magistrado Juan José Mendoza, presidente de la Sala Constitucional del Supremo, exhortó el miércoles a la Fiscalía a "tomar medidas" de "manera inmediata" ante la "conducta delictiva" de la directiva del Parlamento, controlado por la oposición, y que no reconoce a Maduro como presidente."Esta sala exhorta al Ministerio Público a determinar las responsabilidades que pudieran tener los integrantes de la Asamblea Nacional ante la objetiva materialización de conductas constitutivas de tipo delictivo", dijo Mendoza en una declaración leída ante periodistas.Guaidó se autoproclamó el miércoles presidente ante el júbilo de cientos de miles de venezolanos que acompañaron a la oposición en una marcha por Caracas que había sido convocada para señalar la supuesta ilegitimidad de Maduro, que obtuvo su reelección en unos comicios tildados de fraudulentos por numerosos países.Aunque varios países han manifestado su reconocimiento a Guaidó como presidente, Maduro cuenta con el respaldo de otras naciones y con el de los altos cargos de los poderes públicos que este jueves lo acompañaron también en el acto del Supremo.La actividad del TSJ servirá para dar apertura al año judicial en el país.

Mientras tanto, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela dijo en un comunicado leído por el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, que no aceptará a un "presidente autoproclamado" ni se "subordinará a una potencia extranjera", y rechazan los "groseros actos de injerencismo" de algunos Gobiernos.El escrito señala que la FANB no aceptará "jamás" a un gobernante "impuesto a la sombra de intereses oscuros".La institución castrense rechaza lo que considera "acciones ilegales con las que se persigue instalar un gobierno paralelo" en Venezuela, "así como los alevosos llamados de algunos sectores" para apartarla del "sendero democrático"."Rechazamos del modo más enérgico posible los groseros actos de injerencismo llevados a cabo por gobiernos extranjeros los cuales consideramos irrespetuosos del derecho internacional y del principio de autodeterminación de los pueblos, siendo además ofensivos a la dignidad de los venezolanos", se indica en el escrito.Asimismo, se asegura que la FANB va a garantizar "la paz ciudadana y el correcto funcionamiento de las instituciones del Estado" y no tolerará "hechos vandálicos o terroristas por parte de grupos que promuevan la violencia como perverso mecanismo para alcanzar sus fines".Finalmente, reitera que reconocen como "legítimo presidente" a Nicolás Maduro "quien resultó electo con la gran mayoría de los votantes en elecciones libres, universales directas y secretas celebradas el pasado 20 de mayo de 2018".Antes de leer el comunicado, Padrino denunció un "golpe de Estado" al aludir a la autoproclamación de Guaidó como "presidente encargado", un hecho que consideró "reprochable".Acusó a "factores desquiciados" de la oposición venezolana de querer "irrumpir de una manera violenta, esquizofrénica" al propiciar un gobierno de facto que, auguró, "no va a ser victorioso"