Inmigrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia ante una cocina de campaña para recoger alimentos. / E. P.

Bielorrusia arremete contra la UE por negarse a dialogar sobre los inmigrantes

El dictador bielorruso atribuye a Merkel la disposición a negociar con Bruselas la acogida de los desplazados en la frontera con Polonia, extremo desmentido por el Gobierno alemán

COLPISA/AFP Minks

El presidente bielorruso Alexander Lukashenko acusó el lunes a las autoridades de la Unión Europea (UE) de negarse a discutir con Minsk sobre el destino de los dos mil inmigrantes bloqueados en la frontera con Polonia. «Espero una respuesta de la UE sobre los 2.000 inmigrantes», declaró Lukashenko durante una reunión del Gobierno, informa la agencia de prensa estatal Belta.

Miles de inmigrantes, en su mayoría kurdos iraquíes, estuvieron bloqueados durante días en el frío y húmedo bosque que sirve de frontera a Bielorrusia y Polonia, con la esperanza de entrar en territorio de la Unión Europea. Alrededor de 400 personas fueron repatriadas el jueves en avión a Irak, y unos 2.000 fueron llevados por las autoridades bielorrusas a un hangar cerca de la frontera.

Lukashenko dijo el lunes que había pedido a la UE que acogiera a estos últimos. La canciller alemana Angela «Merkel me prometió que iban a examinar el problema a nivel de la UE», aseguró el dirigente bielorruso, que habló dos veces por teléfono esta semana con la líder germana. «Pero no lo están haciendo», explicó.

Los países de la Unión acusan a Bielorrusia de crear una crisis artificial al hacer venir a potenciales demandantes de asilo (sobre todo de Oriente Medio), y de llevarlos hacia la frontera prometiéndoles que entrarían fácilmente en la UE, como una forma de venganza por las sanciones contra el régimen. Bielorrusia desmiente estas acusaciones y reprocha a la UE su negativa a acoger a los inmigrantes.

Según el presidente bielorruso, los responsables europeos rechazan discutir sobre este tema a pesar de las peticiones del ministro bielorruso de Asuntos Exteriores. «Tenemos que reclamar a los alemanes que los acojan», afirmó Lukashenko en referencia a los inmigrantes.

Bielorrusia aseguró la semana pasada que Angela Merkel negociaría con la UE un «corredor humanitario» para evacuar a los 2.000 migrantes restantes hacia Alemania. Algo que el gobierno alemán desmintió.