Lu verde del Parlamento italiano al Gobierno de Conte

06/06/2018

El Gobierno del nuevo primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, apoyado por el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, logró este jueves su investidura en el Parlamento, al recibir la confianza en la Cámara de los Diputados (baja).

El nuevo Ejecutivo obtuvo 350 votos a favor, 236 en contra y 35 abstenciones, con lo que consiguió la mayoría en esta cámara.

Con esta votación, el Gobierno de Conte queda formalmente investido, tras recibir este martes también la confianza del Senado, con 171 votos a favor, solo diez más de la mayoría.

En la Cámara de los Diputados se repitió el mismo esquema que en el Senado y recibió el apoyo del M5S y de algunos diputados de este partido expulsados al Grupo Mixto, de la Liga y de varios miembros de las listas de italianos en el extranjero (MAIE).

Votaron en contra la conservadora Forza Italia de Silvio Berlusconi, el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y Libres e Iguales (izquierda), entre otros, mientras que la ultraderechista Hermanos de Italia y grupos autonomistas del norte se abstuvieron.

Conte, un jurista de 53 años, se ha presentado ante las dos sedes del Parlamento como el representante de "un nuevo sistema contra los privilegios" y de "un cambio radical", como dijo ayer en el Senado.

En la Cámara de los Diputados, el nuevo primer ministro tuvo hoy varios encontronazos con la bancada de la oposición, al considerar que todos los parlamentarios incurren de alguna manera en conflicto de intereses, por lo que se legislará contra eso "lo antes posible".

Tras los abucheos recibidos, lamentó que no se le hubiera entendido bien: "No acuso a nadie, solo digo que (el conflicto de intereses) está en los segmentos de la sociedad a todos los niveles".

Durante su alocución, apostó por prestar más atención al sur de Italia y por invertir en infraestructuras, ahondando en la relación "coste-beneficios" de las mismas y luchando contra la corrupción.

También avanzó su intención de reformar el sistema judicial para permitir el acceso al mismo a los más pobres y defendió su postura de "secundar y no obstaculizar" las peticiones de mayor autonomía en fase de negociación de regiones como Lombardía o Veneto (norte del país).

Sobre inmigración, adelantó su intención de "defender a los inmigrantes que están regularmente" en Italia y acelerar el estudio de peticiones de asilo, aunque no habló de las expulsiones masivas y aludió al "contrato de Gobierno" entre el M5S y la Liga.

El diputado del PD Graziano Delrio le exigió que no sea "un muñeco" en manos de esos dos partidos y le recomendó que "tenga la humildad de estudiar" y acatar la Constitución, al mostrar sus dudas de que algunas de sus prioridades sean amparadas por el texto.

La portavoz de Forza Italia, Mariastella Gelmini, avanzó que su partido optará por la oposición y criticó que se les haya "negado" formar Gobierno como la coalición -integrada también por la Liga y Hermanos de Italia- más votada en las elecciones.

El portavoz de Libres e Iguales, Federico Fornaro, avanzó que su partido "hará una oposición intransigente" en la defensa de los valores constitucionales y los "derechos civiles y sociales" y "desafiante" en temas como la lucha a la precariedad, la pobreza y la defensa de los servicios públicos.