La República Checa celebra elecciones

19/10/2017

Unos 8,5 millones de ciudadanos checos están convocados a las urnas este viernes y el sábado para elegir un nuevo Parlamento, con la gobernante «Alianza de Ciudadanos Descontentos» (ANO), del magnate Andrej Babis, como clara favorita.

Los últimos sondeos dan al movimiento populista una preferencia electoral del 27,7 %, seguido de los comunistas y socialdemócratas, ambos con algo menos del 12 % de los votos.

Los sondeos auguran además que otros cinco partidos -los partidos liberal-conservadores ODS y TOP09, el democristiano KDU, el Partido Pirata y el partido euroescéptico SPD, superen el umbral mínimo del 5 % para entrar en el Parlamento.

De confirmarse estos resultados, Babis podría formar un Gobierno en minoría con el apoyo de comunistas y euroescépticos, según los analistas.

La República Checa, un país excomunista (fue parte de Checoslovaquia) y miembro de la Unión Europea (UE) desde 2004, está pasando por un buen momento económico con un notable crecimiento (4,7 % en el segundo trimestre) y la tasa de desempleo más baja de la UE con el 3 %, según datos de la Oficina Checa de Estadística.

Babis formó parte del Gobierno en los pasados cuatro años, como viceprimer ministro y ministro de Finanzas, en una coalición con socialdemócratas y democristianos, un tripartito que, sin embargo, será difícil de reeditar.

En mayo pasado, Babis tuvo que dimitir por sospechas de manipulación de fondos comunitarios, fraude fiscal y presiones a la prensa y perdió en septiembre la inmunidad parlamentaria para poder ser investigado.

A pesar de estas sospechas, el segundo hombre más rico de la República Checa, con una fortuna estimada en al menos 3.000 millones de euros, es el político más popular del país.

Babis hizo su fortuna tras la caída del comunismo en 1989 levantando Agrofert, un imperio agroindustrial y químico.

Además, el empresario de 63 años de edad controla dos importantes diarios de tirada nacional, tres canales de televisión y dos emisoras de radio.