La Liga de Salvini arrasa en las europeas y aplasta a su socio de Gobierno

27/05/2019

La ultraderechista Liga de Matteo Salvini arrasó en las elecciones europeas de este domingo en Italia al conseguir más de un 34% de los votos, lo que le convierte en el primer partido del país y hace temer por la continuidad del Gobierno de coalición con el Movimiento 5 Estrellas.

Tras un lento escrutinio que se prolongó toda la noche, los resultados definitivos el lunes arrojaban para el ministro del Interior y vicepresidente italiano un resultado aún mejor del esperado.

Un éxito desde distintos puntos de vista, ya que la Liga ha logrado, en menos de un año en el Gobierno, duplicar su resultado desde el 17% de las últimas generales de 2018, y al mismo tiempo darle la vuelta a la tortilla en el seno de un Ejecutivo antinatural y plagado de contradicciones.

Su socio, el antisistema M5E de Luigi di Maio se ha hundido hasta el 17% tras haber sido el partido más votado en las últimas elecciones generales con el doble de ese porcentaje.

Los votantes más izquierdistas del Movimiento no han perdonado la alianza con la ultraderecha, a pesar de que este lunes Di Maio trató de restarle importancia al batacazo y lo atribuyera a la abstención.

Los italianos han dado su apoyo claro a la política de mano dura contra la inmigración de Salvini y a su idea de "cambiar Europa", un resultado histórico que pone en entredicho la continuidad del Gobierno presidido por el jurista independiente Giuseppe Conte, ya que los analistas creen que Salvini podría tener la tentación de romper ese extraño matrimonio para unirse a su aliado más natural Forza Italia.

Sin embargo, el líder ultraderechista trata ahora de calmar los temores.

"No estoy interesado en reequilibrar los poderes internos", aseguró en conferencia de prensa. "Nadie tiene la 'golden share'. Representamos a más del 50% de los italianos" entre Liga y M5E, añadió.

Y sobre los enfrentamientos con Di Maio que han lastrado el casi un año de gobierno declaró: "Yo miro adelante. Para mí, lo pasado, pasado está", aunque no explicó cómo gestionará las continuas diferencias por políticas económicas, sociales y de todo tipo.

La prioridad de la inmigración

El líder de la Liga sí confirmó que la política hacia la inmigración es una de sus prioridades.

"En Riace y Lampedusa (lugares de llegada y acogida de inmigrantes ilegales) la Liga es el primer partido. Evidentemente, la demanda de una migración regular, calificada y positiva es la voluntad de los italianos, no solo un capricho de Salvini", aseguró.

"La primera batalla en Europa que vamos a liderar y ganar" es esta, añadió.

También dejó clara su intención de defender los intereses de Italia en Bruselas frente a imposiciones.

"Se acerca una carta de la Comisión Europea sobre la economía de nuestro país y creo que los italianos nos dan a mí y al Gobierno un mandato para discutir con calma los parámetros antiguos y obsoletos", afirmó, aludiendo a aspectos como el límite de déficit.

Cambio de geografía

"Estoy convencido de que el nuevo Parlamento Europeo y la Comisión Europea serán amigos de Italia. La geografía de Europa ha cambiado".

"Es un éxito increíble para la Liga en Italia. Hace cinco años los medios hablaban de una Liga en extinción, ahora somos el partido más votado del país", celebró Salvini ya anoche, cuando se conocieron los primeros sondeos que le daban la victoria.

Y estos comicios europeos también han significado el resurgir del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), que con su nuevo líder, Nicola Zingaretti, se situó en el segundo lugar con el 22,7% de los votos logrando el "sorpasso" al M5E.

Por detrás de esos, la derechista Forza Italia se hizo con un 8,8% de los sufragios, confirmando el continuo declive del partido, aunque el octogenario ex primer ministro Silvio Berlusconi se sentará en Bruselas, mientras el posfascista Hermanos de Italia consiguió el 6,5%, con lo que entra por primera vez en el Parlamento Europeo y tendrá en un escaño a un bisnieto del "Duce" Benito Mussolini.