Jóvenes británicos hacen cola en el exterior del centro de vacunación abierto en el hospital St Thomas, en el centro de Londres. / AFP

Estampida para apuntarse a la urgente vacunación en el Reino Unido

La cepa ómicron amenaza con colonizar en cuestión de días las islas, cuyo sistema de concertación de citas se ha saturado, Noruega y Dinamarca, que también adelanta la tercera dosis

ÍÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal en Londres M. PÉREZ

El anuncio por el primer ministro británico, Boris Johnson, de la inmediata puesta en marcha de un plan para que toda la población esté vacunada con una tercera dosis al final de este año ha creado una estampida en la población. El sistema de reserva de citas se ha saturado y el portal de la sanidad pública responsable de distribuir test de antígenos se ha quedado sin existencias.

Ahogado por un profunda descrédito como jefe del Gobierno británico, Johnson compareció en la noche del domingo en la televisión para anunciar que el objetivo de proteger a la población mayor de 18 años con la tercera dosis antes del final de enero de 2022 ya no es suficiente, ante el «maremoto» de infecciones causado por la nueva variante, ómicron. El objetivo ha de cumplirse este mes.

«Está ya claro -dijo Johnson- que dos dosis de la vacuna no son suficientes para dar, simplemente, el nivel de protección que todos necesitamos». Señaló también que no está claro que la variante tenga efectos menos graves que las que circularon en otras olas de la epidemia. En la mañana de este lunes, de hecho, el primer ministro volvió a dirigirse a los británicos para anunciar la muerte de un paciente en un hospital de Londres y pedir que la gente «aparte la idea de que» ómicron «es una versión más suave del virus». «Lamentablemente sí, ómicron causa hospitalizaciones y tristemente al menos una persona infectada ha muerto», manifestó Johnson.

EL DATO:

  • 40% de los contagios detectados en Londres proceden de la variante ómicron, que podría convertirse ya manaña en la predominante en la capital británica.

La justificación de las medidas adoptadas por Johnson y su ministro de Salud, Sajid Javid, es la velocidad de transmisión de la cepa, que sería ya el 40% de las diferentes mutaciones del Covid-19 que circulan en Londres (el 20% en todo Reino Unido). Javid ya ha advertido que para el fin de mes puede haber un millón de casos diarios. Numerosas hospitalizaciones causarían problemas al Servicio Nacional de Salud, con repercusión en la mortandad general.

Para alcanzar el nuevo objetivo se han de llevar a cabo cada día y hasta el 31 de diciembre más vacunaciones que el máximo alcanzado hasta ahora en una jornada, por encima de 750.000, el pasado marzo. La población de Reino Unido es de algo más de 67 millones de personas. Ya han sido vacunados 23 millones de mayores de 12 años. La campaña tendría que inocular a más un millón de ciudadanos diarios

El Gobierno está movilizando a grupos logísticos del Ejército para organizar el programa de inmunización. Tendrán mucha importancia los diferentes edificios -estadios deportivos, farmacias, universidades y escuelas- en los que se hace cola, complementando el sistema de citas previas, como hasta ahora. La respuesta de la población al anuncio del Gobierno parece ser muy positiva por el momento, con imágenes de largas colas en diferentes puntos del país.

Más rápido de lo esperado

La crítica situación generada por la variante originaria de Sudáfrica no es única de Reino Unido. Dinamarca anunció este lunes su intención de anticipar la campaña de refuerzo inmunitario para los mayores de 40 años tras incrementarse en un 50% los contagios (46.189) en solo una semana debido a la influencia de ómicron, que las autoridades sanitarias consideran que será la cepa predominante en el país esta misma semana. En Londres puede serlo mañana mismo a tenor de la multiplicación de casos y Noruega enfila el mismo camino, por lo que su Gobierno anunció anoche un endurecimiento de las restricciones. En el caso danés, el Ejecutivo inoculará la tercera dosis solo cuatro meses y medio después de la segunda y no a partir de los seis que observa la mayoría de la comunidad internacional.

Los expertos europeos han detectado ya que la última mutación aparece ya bastante por encima del 50% de los nuevos contagios locales. La UE y la Organización Mundial de la Salud han advertido que la expansión del virus es más rápida de los calculado y resulta «probable» que sustituya a la delta, hasta ahora predominante por su alta capacidad contagiadora, en todos los lugares del planeta «donde se produce la transmisión comunitaria».

Infectadas más de 1.600 personas en 23 países europeos

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) registraba hasta anoche 1.686 casos de la variante ómicron en 23 países de la UE y el denominado Espacio Económico Europeo. La mayor inquietud de las autoridades es que, de todos, ellos, 920 contagios se diagnosticaron el domingo en solo 24 horas -lo que confirmaría la desmesurada capacidad de propagación de esta cepa- y que solo una mínima parte (22 casos) proceden de viajeros de terceros países mientras el resto son locales y han sido identificados en brotes y rastreos aleatorios. Es decir, se considera muy probable la existencia ya de una transmisión comunitaria «no detectada». Salvo la defunción de un paciente notificada este lunes por Reino Unido, el ECDC asegura que todos los contagios han sido leves o asintomáticos. Entre los países de la Unión Europea más afectados figuran Noruega (unos 900), Dinamarca (195), Alemania (82), Países Bajos (62), Francia (59), Portugal (49) o Italia (27). España ha notificado 36 casos.