Inglaterra se abre a Italia, Francia y España

A partir del próximo viernes, 10 de julio, los viajeros que arriben a Inglaterra procedentes de 59 países, entre ellos España, Francia, Italia y Alemania, y 14 territorios británicos de ultramar estarán exentos de la cuarentena de dos semanas. Así lo dio a conocer ayer el Gobierno como parte de las medidas que ha adoptado para propiciar la llegada de visitantes y facilitar el regreso de sus ciudadanos, que parecían hasta ahora resignados a pasar las vacaciones en el país por la pandemia del coronavirus.

IVIA UGALDE

En la lista de territorios calificados de «menor riesgo» destacan además Grecia, Turquía, Chipre, Bélgica, Austria, Dinamarca, Croacia, Finlandia, Hungría, Islandia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Suiza, así como islas del Caribe como Aruba, Curaçao, Trinidad y Tobago, Guadalupe o Jamaica. También se incluye a Australia, Nueva Zelanda, Hong Kong, Barbados y Japón.

Llama la atención, por el contrario, la ausencia de Portugal y China, al igual que Tailandia y Estados Unidos, país este último que a causa del fuerte repunte de casos sigue estando igualmente vetado por la UE, la cual apenas ha abierto sus fronteras exteriores a 14 países desde el pasado miércoles. Tampoco figura entre los ‘elegidos’ por Reino Unido ningún Estado de América Latina, donde la pandemia está mostrando en estos momentos su peor cara.

El listado estará «sujeto a una revisión constante», según detalló este viernes el ministro de Transporte, Grant Shapps, que añadió que se podrán ir sumando destinos «en los próximos días» a raíz de las «nuevas negociaciones entre Reino Unido y sus socios internacionales».

Las excepciones

El Gobierno británico, en cualquier caso, precisó que las exenciones de cuarentena no se aplicarán a quienes lleguen a Reino Unido por Escocia, Gales o Irlanda del Norte, regiones autónomas que adoptan sus propias medidas contra el coronavirus. «Espero que estas tres naciones puedan avanzar al mismo ritmo que Inglaterra, eso haría las cosas más sencillas, pero les toca decidir», dijo Shapps, en la BBC.

La flexibilización de la cuarentena era una medida muy esperada por los británicos y por el sector turístico local. Su imposición había enfurecido a las aerolíneas, algunas de las cuales incluso tomaron acciones judiciales contra el Ejecutivo. A ello se suma que desde hoy Inglaterra da su mayor paso en la desescalada al reabrir pubs, restaurantes, hoteles y campings, cines y museos.

Johnson, no obstante, apeló ayer a la prudencia y la responsabilidad. «Aún no estamos fuera de peligro. El virus todavía está con nosotros y el pico en Leicester lo ha demostrado», dijo, al recordar el caso de esta localidad que ha tenido que volver al confinamiento por un importante aumento en las infecciones.