El humo cubre el cielo al este de la ciudad de Argel (Argelia). / AFP

Los incendios en el norte de Argelia se cobran ya 65 vidas

Dos agricultores mueren tras ser cercados por el fuego en Calabria mientras Sicilia registra casi 49 grados en una potente ola de calor

DARIO MENOR

Los incendios forestales registrados desde el lunes en el norte de Argelia se han cobrado ya la vida de 65 personas. Así lo notificaron este miércoles las autoridades del país africano, que combate un centenar de fuegos en 17 provincias bajo un calor asfixiante de 46 grados centígrados. Treinta de las víctimas mortales son militares que trabajaban en las tareas de extinción y la evacuación de los habitantes de los pueblos afectados por los siniestros. Otros doce soldados se encuentran heridos de extrema gravedad.

El Gobierno mostró su preocupación por los frentes activos, un total de 86, que los bomberos, militares y civiles que colaboran en el operativo no logran controlar. El presidente, Abdelmayid Tebune, dio ayer instrucciones «para adoptar todas las medidas necesarias», ya que «nuestra querida patria está viviendo, una vez más, un calvario doloroso que se suma a todas las tragedias de este año», añadió en relación a la epidemia de coronavirus.

El ministro de Interior, Kamel Belyud, también se pronunció sobre la actual catástrofe y advirtió que detrás de los incendios en Tizi Uzu, la zona más castigada, hay «criminales llenos de odio» hacia Argelia. «Sólo manos criminales pueden estar detrás de cincuenta incendios que estallan al mismo tiempo en varias partes de la provincia», resumió.

Los fuegos comenzaron el lunes, después de varios días de una ola de calor que está dejando temperaturas superiores a 40 grados y una profunda sequía. Las llamas han arrasado decenas de poblaciones, pese a los esfuerzos de los propios ciudadanos para proteger sus casas regándolas con agua. Entre las víctimas mortales figuran civiles y militares que quedaron cercados por el fuego. Varios soldados fallecieron anteayer también al precipitarse su vehículo por un barranco en una zona abrupta asolada por las llamas.

Los siniestros argelinos se añaden a los que estos días castigan Grecia, Macedonia o Turquía, en un verano donde las llamas calcinan gran parte de la cuenca mediterránea. Un nuevo frente se ha abierto en el sur de Italia, sometido a una importante devastación y una ola de calor histórica.

Hasta 48,8 grados centígrados. Desde que existen registros de temperaturas en Europa nunca el mercurio había subido tan alto como lo hizo este miércoles a las 13:14 horas en Floridia, un pueblo de la provincia de Siracusa, al sureste de Sicilia. Bate así el anterior récord, ostentado por Atenas con los 48 grados alcanzados en 1977. El servicio informativo agrometeorológico de la región de Sicilia comunicó la magnitud del calor alcanzado en esta localidad que ya está acostumbrada al bochorno en verano, pues debido a su orografía registra hasta 10 grados más que otros municipios de la zona.

La influencia de 'Lucifer'

Desde inicios de esta semana Sicilia y otras regiones meridionales de Italia llevan sufriendo la acción de un anticiclón que los meteorólogos han bautizado con el inquietante nombre de 'Lucifer'. La provincia de Siracusa y otras zonas de la mayor isla del Mediterráneo están sufriendo la acción de vientos tórridos provenientes del Sáhara. Se espera que el mercurio no comience a bajar hasta la próxima semana.

Las altas temperaturas están favoreciendo la propagación de incendios forestales en Sicilia, Calabria, Cerdeña y otras regiones meridionales. Los fuegos provocaron que este miércoles fallecieran dos personas en la provincia de Reggio Calabria. Eran dos agricultores de 76 y 79 años que murieron debido a las quemaduras y al derrumbe de su vivienda por las llamas.