Kim Leadbeater, hermana de la diputada Jo Cox,después de la condena y sentencia de Thomas Mair. / reuters

La hermana de la asesinada Jo Cox también es elegida diputada

Una campaña con agresivas divisiones culturales ilustra la compleja política en zonas del norte de Inglaterra

IÑIGO GURRUCHAGA Londres

Kim Leadbeater, hermana de la diputada Jo Cox, que fue asesinada por un nacionalista con historial de trastorno mental en vísperas del referéndum sobre el 'brexit', en 2016, ha sido elegida como representante de la misma circunscripción en la Cámara de los Comunes. Batley y Spen ha elegido un diputado laborista desde 1997, pero los conservadores aspiraban a otra victoria más en este tipo de comarcas del norte de Inglaterra. La diferencia fue de 323 votos.

Leadbeater ha mantenido vivo el recuerdo de su hermana, que fue una destacada personalidad en la ayuda al desarrollo y en organizaciones de cooperantes. Participa en el consejo de la fundación que lleva el nombre de Cox y ha promovido una ong que promueve la «cohesión social» en su localidad. Pero, en la campaña electoral, Leabeater y otros laboristas han sido insultados y agredidos en las calles.

En marzo, un profesor de un colegio en Batley tuvo que refugiarse tras una agresiva campaña de padres de alumnos contra él, porque había mostrado una caricatura de Mahoma en una lección sobre la blasfemia. El acoso a los laboristas habría sido obra de jóvenes matones musulmanes, que reprochaban a Leadbeater su apoyo a los homosexuales o la política laborista sobre Cachemira.

Opresiones

Un célebre disidente del laborismo, el escocés George Galloway, se presentó como candidato en Batley y Spen, como ha hecho antes con relativo éxito en otras circunscripciones, para hacer su campaña centrada en la opresión de los musulmanes y en la política occidental sobre Palestina y Cachemira. En la comarca, que tuvo en su día minas de carbón y factorías textiles que abrigaron a muchos soldados del mundo, hay una sustancial comunidad con origen en el sur de Asia.

El voto de las minoría étnicas es aplastantemente laborista salvo el de la india. Dividido por la incursión de Galloway, ofrecía una oportunidad a los conservadores, segundos en las dos últimas décadas. Habrían realizado una campaña discreta para no tener que definirse sobre las tensiones en la circunscripción. Esperaban sumar el escaño a su reciente victoria en otro bastión laborista, Hartlepool.

La elección de Leadbeater afectará al malestar interno del laborismo. Desde que comenzó el programa de vacunación, la popularidad del primer ministro, Boris Johnson, ha remontado la caída en 2020. El líder laborista, Keir Starmer, sufre las consecuencias. Se especula sobre su derribo. Pero él convenció a la candidata a afiliarse de nuevo al partido, que abandonó durante el liderazgo de Jeremy Corbyn.