La lucha contra el coronavirus

Francia dedica el 14 de julio a los sanitarios

13/05/2020

Los ‘nuevos héroes’ serán distinguidos con la Legión de Honor y primas de hasta 1.500 euros, pero queda pendiente revalorizar sus sueldos.

Se han convertido en los ‘nuevos héroes’ del país, aclamados cada noche desde las ventanas, y el próximo 14 de julio su labor en el combate contra la pandemia recibirá el reconocimiento que merece. Francia otorgará asimismo la más importante de las distinciones, la Legión de Honor, a las personas que han destacado en la lucha contra la Covid-19, entre ellos sanitarios, investigadores y todos aquellos que han permitido que el país siga funcionando, según anunció este miércoles el Gobierno.

«Francia está en guerra», dijo al inicio de la crisis sanitaria Emmanuel Macron, que ahora quiere recompensar a esos ‘soldados’ que han estado en primera línea de la batalla. No se sabe aún si desfilarán con las tropas del Ejército que cada 14 de julio ocupa los Campos Elíseos, ni los detalles del acto, pero el presidente galo ha decidido «que la fiesta nacional se convierta en una ocasión de manifestar el homenaje y reconocimiento de la nación a aquellos a los que los franceses aplauden cada noche», detalla un comunicado emitido tras el Consejo de Ministros de este miércoles.

Francia va a reactivar asimismo una «medalla al compromiso en la lucha contra las epidemias», un galardón que se creó en 1884 tras la epidemia de cólera que sacudió el país y que había dejado de otorgarse en los años 60 del siglo pasado. La medalla reconocerá la labor de los que se han consagrado a la lucha contra la Covid-19. Además de aplausos, desfiles o medallas, el personal sanitario, como ya se anunció el mes pasado, recibirá primas de hasta 1.500 euros. Su principal demanda, la revalorización de sus sueldos, seguirá pendiente.

27.000 fallecidos

El país ha superado ya la barrera de los 27.000 fallecidos desde el inicio de la crisis y, como reconoció este miércoles el propio Macron, «es demasiado pronto para cantar victoria». Sin embargo, el Gobierno cree que la desescalada, que comenzó el pasado lunes, «va por buen camino». este miércoles abrieron las primeras playas, por el momento tan sólo unas pocas en la costa atlántica, donde únicamente se permitirá hacer actividades dinámicas, y no tomar el sol o sentarse, pero son símbolo ya de esta nueva etapa que se abre.

No todos los franceses podrán disfrutar por el momento de esos nuevos espacios de ocio. En París, por ejemplo, las autoridades consideran que aún es demasiado pronto para abrir los parques y jardines, pese a la insistencia de la alcaldesa, Anne Hidalgo, que quiere evitar que se vuelvan a producir imágenes como las de los dos primeros días de la desescalada, con aglomeraciones de jóvenes junto al Sena y el canal Saint Martin. En función de la evolución de la epidemia, el país -o al menos aquellas regiones donde las cifras lo permitan- podría pasar a una nueva etapa de la desescalada el próximo 2 de junio.

Pero la posibilidad de una marcha atrás, recuerdan las autoridades, sigue presente, y Francia cuenta con un plan para reconfinar de urgencia a la población en caso de que la situación se degradara. Desde el principio, la filosofía del Gobierno ha sido la de «corregir constantemente» las medidas que se van adoptando, dijo este miércoles Macron, «para ajustar el tiro, si es necesario».