Policías custodian una ambulancia que se dispone a evacuar a un herido. / foto: Olafur Steinar Gestsson/EFE | vídeo: atlas

Descartan el móvil terrorista en el tiroteo de Copenhague con tres muertos

El autor del tiroteo que costó la vida a dos adolescentes de 17 años y un hombre de 47 tiene antecedentes psiquiátricos, según confirmó la Policía

ANJE RIBERA

El presunto autor del tiroteo en un centro comercial de Copenhague, que este domingo dejó tres muertos y cuatro heridos graves, tiene antecedentes psiquiátricos por lo que, según la policía, no hay indicios de «un acto terrorista». El danés de 22 años detenido poco después de la matanza eligió las víctimas «al azar», declaró en una conferencia de prensa el inspector jefe de la policía de Copenhague, Søren Thomassen.

La policía considera auténticos los videos del sospechoso que circulan desde el domingo por la noche en las redes sociales, en lo que se le ve posando con armas, imitando gestos de suicidio o refiriéndose a un tratamiento con un medicamento prescrito por un psiquiatra «que no funciona». Las cuentas de YouTube e Instagram del sospechoso fueron cerradas durante la noche.

Los tres muertos son dos adolescente daneses, un chico y una chica de 17 años, y un ciudadano ruso de 47 instalado en Dinamarca, detalló la policía. Los cuatro heridos, que están graves, son dos daneses de 19 y 40 años y dos suecos, un hombre de 50 años y una adolescente de 16 años. Otras personas sufrieron heridas leves en la estampida que siguió al tiroteo.

Tras el tiroteo, el centro comercial Field's, ubicado en el barrio de Amager, entre el centro de la capital y el aeropuerto, fue inmediatamente tomado por un gran despliegue de fuerzas de seguridad y equipos de asistencia después de que sobre las cinco y media de la tarde se registrara la primera alarma.

Los agentes llegaron cuando más de un centenar de personas corrían hacia el exterior de las instalaciones después de que se escucharan los primeros disparos, según testigos citados por los medios locales. El dispositivo pidió a quienes aún estaban en el edificio que permanecieran en el interior hasta que llegaran sus efectivos.

Algunas imágenes difundidas por las televisiones danesas mostraron a personal sanitario llevando a un herido en una camilla y madres consolando a sus hijos en brazos. Según la cadena nacional DR, tres personas fueron hospitalizadas, pero ese balance no incluye a eventuales heridos que pudieron ser atendidos en el propio centro comercial.

Algunos testigos manifestaron que habían podido escuchar entre tres y cuatro disparos, aunque otros elevaban hasta una decena el número de detonaciones. «Estaba con mis tres hijos pequeños en el centro comercial probándome ropa en H&M cuando oí tres o cuatro detonaciones. Parecían tiros hechos junto a esta tienda, en la primera planta», relató Laurits Hermansen. Añadió que pronto pudo ver cómo la gente huía, mientras otras personas entraban en el establecimiento de ropa gritando «¡Hay disparos! ¡Hay disparos!». Otros testimonios de clientes afirman que muchos intentaron escapar bajando en el ascensor, que, sin embargo, dejó de funcionar, al parecer desactivado por la Policía.

«Solo pienso en mi vida»

Un matrimonio fue sorprendido también de compras cuando estalló el caos. «Pude ver que la gente empezaba a correr. Todos tratamos de escondernos en los probadores por recomendación de los dependientes. Éramos siete personas ahí adentro», dice el marido, quien, al igual que su esposa, se mostró profundamente conmocionado. «Creo que estoy en peligro de muerte. No pienso en si es terrorismo o está relacionado con pandillas. Solo pienso en mi vida», añadió la mujer.

Algunos aseguran que pudieron ver al tirador. «Llevaba ropa negra. No era muy alto ni llevaba nada tapándole la cara ni nada por el estilo, y llevaba una pistola», relató Rikke Levandovski a la cadena TV2. Otra testigo, Mahdi al Wazni, dijo que el atacante tenía un arma larga. Las calles aledañas al centro comercial fueron bloqueadas por un amplio perímetro de seguridad con policías fuertemente armados y se suspendió la circulación del metro. Un helicóptero sobrevoló la zona.

En un inmueble de viviendas cercano, Oscar, de 21 años, y Jonas, de 22, estaban sentados viendo la televisión cuando escucharon un fuerte ruido. Posteriormente, miraron por la ventana y pudieron ver fragmentos de vidrio que salían volando de un piso más arriba. Cuando salieron al balcón, un oficial vestido de combate les indicó que regresaran a su apartamento.

A unos 650 metros del centro comercial Field's se encuentra el pabellón Royal Arena, donde estaba previsto que el cantante británico Harry Styles celebrara un concierto para el que se habían vendido todas las entradas y que los organizadores suspendieron finalmente. El propio Styles escribió en la red social Snapchat estar «conmocionado».

El último atentado en Copenhague se produjo el 14 y 15 de febrero de 2015, cuando una serie de tiroteos de carácter islamista causaron dos muertos y cinco heridos.