Protesta de la extrema derecha por el asesinato de Lola, este jueves en París. / afp

La ultraderecha francesa utiliza con fines políticos el asesinato de Lola, la niña del baúl

Acusan al Gobierno de ser responsable del crimen por el «laxismo» en materia migratoria ya que la principal sospechosa es una inmigrante argelina sin papeles

BEATRIZ JUEZ París

La ultraderecha francesa está utilizando con fines políticos el asesinato de Lola, la niña de 12 años, cuyo cadáver fue encontrado hace una semana en París dentro de un baúl. La principal sospechosa del crimen, Dahbia B., es una inmigrante argelina sin papeles. Esto ha provocado la indignación de la extrema derecha, que denuncia «el laxismo» del Gobierno francés en materia migratoria y considera que el Ejecutivo es en parte responsable de este crimen.

Dahbia, una mujer de 24 años con aparentes problemas mentales, entró en Francia en 2016 legalmente con un visado de estudiante, pero éste había caducado. Tras ser controlada en un aeropuerto y comprobar que no tenía los papeles en regla, recibió el pasado agosto la orden de abandonar en 30 días el territorio galo, pero no lo hizo.

El ultraderechista Éric Zemmour, fundador del partido Reconquista, ha calificado el asesinado de Lola de «francocidio», dando a entender que la menor fue asesinada por ser francesa. Zemmour y sus simpatizantes participaron este jueves en París en una concentración organizada por un think tank (laboratorio de ideas) de extrema derecha, en la que no hubo discursos políticos. «El laxismo mata», rezaba una pancarta desplegada en la plaza de Denfert-Rochereau.

Marine Le Pen y otros diputados de Reagrupación Nacional mantuvieron, paralelamente, un minuto de silencio ante la Asamblea Nacional en memoria de la adolescente. «Un minuto de silencio no es nunca una recuperación política, es un homenaje», se defendió Le Pen de las críticas.

El asesinato de Lola ha conmocionado Francia. Sus padres alertaron el viernes a la Policía de su desaparición cuando vieron que su hija no había regresado a casa después del colegio. Un sintecho descubrió, el viernes pasado por la noche, el cadáver de Lola dentro de un baúl. Según la autopsia, la adolescente, que estaba atada de pies y manos y fue violada y torturada, murió asfixiada. Será enterrada el lunes en Lillers, una localidad al norte de Francia, de donde es originaria su familia.

Exámenes psiquiátricos

Dahbia, de 24 años, fue detenida el sábado a las afueras de París. Fue identificada gracias a las cámaras de seguridad del edificio donde vivía Lola y su familia y la hermana de la presunta asesina. La mujer aparecía en las imágenes junto a la niña antes de su desaparición. Testigos también la vieron arrastrando el baúl donde hallaron el cadáver de la adolescente.

La principal sospechosa fue imputada el lunes por un juez de instrucción por los delitos de «asesinato de una menor de 15 años», «violación cometida con actos de tortura y de barbarie» y «ocultación de cadáver». Se encuentra actualmente encarcelada y será sometida a exámenes psiquiátricos.