Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 22 de febrero
El primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, (izquierda), junto al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, el representante especial de la UE en los Balcanes, Miroslav Lajcak, (ambos en el centro) y el presidente de Serbia, Alexander Vucic (derecha), este jueves en Bruselas ep
Serbia y Kosovo se emplazan a continuar dialogando para rebajar la tensión

Serbia y Kosovo se emplazan a continuar dialogando para rebajar la tensión

Borrell pide «flexibilidad» después del choque provocado por el plan de Pristina de sustituir documentación serbia por otra propia

iñigo fernández de lucio

Jueves, 18 de agosto 2022, 18:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Bruselas acogió este jueves una nueva edición del 'Diálogo Belgrado-Pristina', un foro auspiciado desde 2011 por la Comisión Europea que llevaba desde junio de 2021 sin reunirse. El Alto Representante de la Unión Europea (UE) para Política Exterior Josep Borrell, reclamó «flexibilidad» a las partes después de que la tensión se haya disparado por el plan de las autoridades kosovares de sustituir la documentación expedida por Belgrado por documentos propios en su territorio.

El presidente serbio, Alexander Vucic, y el primer ministro kosovar, Albin Kurti, «no alcanzaron un acuerdo» para rebajar la crispación, pero «las discusiones proseguirán en los próximos días», anunció Borrell tras el encuentro.

La OTAN advirtió de que su misión en los Balcanes está «lista para intervenir» para garantizar la estabilidad en la zona

La tensión ha vuelto a la zona 20 años después del fin de la guerra. Varios grupos de serbios bloquearon a finales de julio los puestos fronterizos que separan ambos territorios. Fue su respuesta a la idea de las autoridades kosovares que, alegando un principio de «reciprocidad», pretenden imponer permisos de residencia temporales a las personas que entren al país con documentos de identidad serbios. Pristina, asimismo, exigía a los serbios que vivan en su territorio -el 5% de sus 1,8 millones de habitantes, la inmensa mayoría, albaneses- que sustituyan las matrículas serbias de sus vehículos por otras kosovares. La entrada en vigor del plan fue finalmente retrasada a septiembre.

«Las tensiones recientes en el norte de Kosovo demuestran una vez más que es hora de avanzar en la total normalización. Espero que los líderes estén abiertos y sean flexibles para encontrar terreno común», subrayó Borrell. «Las dos partes serán enteramente responsables en caso de escalada. Todavía hay tiempo hasta el 1 de septiembre», abundó.

Entrada en la UE

Tras la escalada, la OTAN advirtió a las partes que su misión en Kosovo, la KFOR, desplegada en los Balcanes, está «lista para intervenir» para garantizar la estabilidad en la zona.

Más allá de buscar la normalización de relaciones entre Kosovo y Serbia, las rondas de diálogo que auspicia la UE tienen como objetivo propiciar su entrada en el club comunitario. Belgrado tiene desde 2012 el estatuto de candidato oficial, mientras que Pristina es «candidato potencial». Cinco países de la UE, entre ellos España, se niegan a reconocer la independencia de la exprovincia serbia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios