Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 1 de diciembre
Manifestación en Bagdad después de que el jueves un refugiado iraquí volviese a protagonizar una acción contra el Corán en Estocolmo
Otra quema del Corán dispara la ira en el mundo islámico

Otra quema del Corán dispara la ira en el mundo islámico

Tras una nueva acción contra el libro sagrado, esta vez en Dinamarca, los países musulmanes convocan una reunión de emergencia

Ana Pérez-Yarza

Sábado, 22 de julio 2023, 19:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los episodios de quema del Corán se multiplican y con ellos se recrudece la ira en el mundo islámico. Hoy se ha difundido el vídeo en el que el grupo ultranacionalista Patriotas Daneses prende fuego a un ejemplar del libro santo frente a la embajada de Irak en la capital de Dinamarca, Copenhague. El nuevo desafío llega con los ánimos encolerizados después de que este mismo jueves el iraquí Salwan Momika protagonizara por segunda vez un acto muy similar en Estocolmo.

La agencia oficial de noticias turca, Anadolu, ha informado de la nueva acción, ocurrida el pasado viernes y retransmitida por el grupo extremista en redes sociales. Además del Corán, los ultranacionalistas quemaron una bandera de Irak, país que ha registrado las protestas más contundentes contra la embajada sueca. Por lo que se ve en el vídeo, la quema se produjo bajo protección policial y en presencia de representantes de medios de comunicación.

El Ministerio de Exteriores iraquí ha condenado lo ocurrido en Copenhague «en términos enérgicos» y lo ha descrito como «un abuso y sacrilegio contra el Sagrado Corán y la bandera de la República de Irak frente a la embajada en Dinamarca». No ha dudado en calificarlo de «insulto y gesto de desprecio hacia los sentimientos de 2.000 millones de musulmanes de todo el mundo».

La cartera iraquí ha advertido de que esas «acciones odiosas no pueden ubicarse en el contexto del derecho a la libertad de expresión o libertad de manifestación» y ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional «para que se enfrente, con urgencia y responsabilidad, a estas atrocidades que violan la paz social y la coexistencia en todo el mundo».

La queja del Gobierno iraquí ha tenido lugar al mismo tiempo que se producía una nueva marcha multitudinaria por las calles de la capital iraquí, en este caso con la embajada danesa como objetivo.

Manifestación en Irak

Miles de manifestantes fueron dispersados por a Policía iraquí a primera hora cuando se aproximaban a la Zona Verde de la capital, el barrio protegido que alberga a la mayor parte de las sedes diplomáticas internacionales.

La Presidencia iraquí y las fuerzas de seguridad del país llamaron a a la calma a la población ante estos «actos pecaminosos». «Los ciudadanos y las fuerzas políticas en Irak tienen derecho a expresar su ira y denunciar cualquier ataque o violación de sus creencias, siempre que esto no cause daño a nuestro Estado y a nuestro pueblo y prive a nuestros ciudadanos extranjeros de sus servicios diplomáticos», indicó la oficina del presidente iraquí, Abdul Latif Rashid.

En la misma línea, las fuerzas de seguridad instaron a la población a que no se acerquen a «las sedes de misiones, embajadas e instituciones del Estado porque están bajo estricta protección». Avisaron de que ni la Policía ni el Ejército «dudarán en tomar medidas legales disuasorias contra cualquiera que intente generar caos y violencia».

Ante la creciente tensión, la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), la asociación de países musulmanes más numerosa del mundo, celebrará una reunión de emergencia para discutir las quemas de ejemplares del Corán en Suecia y Dinamarca.

A juicio de Irán, los autores de esos ataques merecen el «máximo castigo». Así lo ha expresado el líder supremo del país, Ali Jamenei, que ha exigido a Suecia que entregue Momika, el refugiado iraquí que ha protagonizado dos acciones contra el Corán, una el pasado jueves y otra en junio. «Debe ser juzgado en un país islamista», ha señalado según la agencia de noticias oficial iraní IRNA.

«Todos los eruditos musulmanes están de acuerdo en que el autor de este crimen debe ser sometido al máximo castigo», ha afirmado Jamenei, cuyo país lidera la rama chií del Islam. Ha considerado que «con su autorización, el Gobierno sueco debe saber que ha tomado una postura beligerante contra el mundo islámico y ha atraído el odio y la hostilidad».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios