Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. / AFP

La UE pone en marcha el proceso para bloquear fondos europeos a Hungría

La medida responde a las dudas de Bruselas en materia de Estado de Derecho como la inexistencia de leyes para prevenir la corrupción en el país magiar

OLATZ HERNÁNDEZ Corresponsal en Bruselas

La Comisión Europea anunció este martes el envío de una carta a Hungría, que supone la puesta en marcha del mecanismo que permite bloquear fondos comunitarios. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, explicó que el envío de la carta a Hungría supone aplicar por primera vez el mecanismo que permite bloquear los fondos comunitarios, atendiendo a las dudas de Bruselas en materia de Estado de Derecho.

Hungría impugnó junto a Polonia este mecanismo, en vigor desde el 1 de enero y que cuenta desde mediados de febrero con el aval del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En juego están más de 40.000 millones de euros en fondos europeos a los que aspira el Gobierno de Viktor Orbán, reelegido precisamente el pasado domingo.

Von der Leyen anunció ante el Parlamento Europeo el citado envío de la «notificación formal» a Budapest, lo que implica el inicio formal del proceso y con la que Bruselas quiere terminar de presionar a las autoridades húngaras para que emprendan, por ejemplo, reformas para prevenir la corrupción.

«Se activa un procedimiento que tiene un marco temporal específico, así que hay un proceso en marcha ahora», expusoo Von der Leyen, quien confirmó también que el comisario Johannes Hahn, responsable de Presupuesto, se puso en contacto con las autoridades húngaras.

El bloqueo de fondos no es inmediato, pasar aún varios meses antes de que se adopte una decisión definitiva en el seno de la UE, pero supone un paso más dentro de un mecanismo inédito que tanto Hungría como Polonia consideraron un exceso por parte de las instituciones comunitarias.

De hecho, ambos gobiernos impidieron durante varias semanas la adopción del último presupuesto europeo y del plan de 800.000 millones de euros para paliar las consecuencias de la pandemia de la covid-19 por sus críticas a dicho mecanismo.