Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 15 de abril

Buscan restos de Madeleine McCann en un embalse portugués

La operación policial está impulsada por el fiscal de Brunswick, convencido de que un ciudadano alemán, que frecuentaba el pantano, mató a la niña de tres años

Iñigo Gurruchaga

Corresponsal. Londres

Martes, 23 de mayo 2023, 08:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Policías de Alemania y Portugal están buscando pruebas, en un embalse de la región del Algarve, que les permitan aclarar qué le ocurrió a Madeleine McCann, de tres años, tras desaparecer en 2007 del apartamento alquilado por sus padres en la localidad turística de Praia da Luz. La campaña de los padres para localizarla tuvo un gran impacto en los medios, pero sucesivas investigaciones no han desvelado qué sucedió.

El fiscal alemán de la ciudad de Brunswick, Hans Christian Wolters, habría incitado esta nueva pesquisa. Ha expresado en los últimos años su convencimiento de que un ciudadano alemán, Christian Brueckner, de 45 años, raptó y mató a la niña. Fotografías y vídeos en la vivienda del sospechoso mostrarían que frecuentaba el embalse de Arade, a 50 kilómetros del apartamento donde estaba la familia McCann. Los investigadores utilizan un bote, picos y palas, perros… para sumergirse en las aguas y escarbar en la orilla y en el bosque contiguo.

El sospechoso, Christian Brueckner, cumple hoy condena por violar a una jubilada estadounidense en Portugal

Brueckner, con antecedentes penales por abuso de menores y otros delitos sexuales, cumple ahora una condena de siete años por violar a una jubilada estadounidense en Portugal. Viajó en su juventud al sur de este país, en donde ha vivido buena parte de su vida. Ha sido descrito como un consumidor y vendedor de drogas que llevaba una vida nómada conduciendo una furgoneta.

La investigación alemana habría revelado que el teléfono móvil del sospechoso estaba muy cerca del apartamento de los McCann en Praia da Luz en el momento de la desaparición de Madeleine. No ha logrado, sin embargo, identificar a la persona a la que llamó tras el supuesto secuestro de la niña. Wolters ha criticado la lentitud de la Policía portuguesa en su respuesta a peticiones de cooperación.

Esperanzas

El fiscal alemán ha reconocido que no tiene pruebas materiales, como restos que permitiesen hacer un test de ADN, para confirmar que Madeleine está muerta. Y ha excusado en el diario 'Mirror' el rechazo a la petición de la familia para que les explicase las pistas que tiene sobre el fallecimiento de su hija en que, si se las ofreciera, los padres «perderían la esperanza».

El procedimiento judicial en Brunswick sobre esta investigación, y otras que han llevado a imputar cargos contra Brueckner por otros supuestos delitos cometidos en Portugal, se detuvo el pasado año por un conflicto entre dos tribunales. El debate es cuál de ellos- el de Brunswick o el de Magdeburgo- es competente para juzgar al acusado. La divergencia se fundamenta en torno a la residencia del supuesto asesino en el momento en el que habría cometido sus crímenes.

El pasado 3 de mayo, familia y amigos se reunieron de nuevo en un acto que conmemoró la trágica fecha y emitió un mensaje -«aún desaparecida, aún la echamos de menos mucho»- en el que refresca su recuerdo. Operaciones policiales infructuosas o llamamientos excéntricos, como el reciente de una adolescente polaca que dijo ser Madeleine, ya avivan en cualquier caso la curiosidad y el duelo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios