Borrar
Efe

París prohibirá los patinetes eléctricos compartidos

El 89% de los parisinos vota a favor de no permitir su uso en las calles de la ciudad

Beatriz Juez

Corresponsal. París

Lunes, 3 de abril 2023, 07:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Nueve de cada diez parisinos votaron este pasado domingo a favor de prohibir los patinetes eléctricos compartidos en un referéndum local convocado por la alcaldesa de la capital gala, Anne Hidalgo. «El próximo 1 de septiembre ya no habrá patinetes de autoservicio en París», anunció anoche Hidalgo.

«¿A favor o en contra de los patinetes de autoservicio en París?», fue la pregunta a la que tuvieron que contestar los parisinos en esta consulta popular. El 89% de que participaron en el referéndum votó a favor de prohibir este controvertido medio de transporte, mientras que el 11% se mostró partidario de que continuara este servicio de alquiler. El resultado no afecta a los patinetes eléctricos de particulares, que podrán seguir usándolos.

El voto tenía carácter consultivo. El ayuntamiento de París tenía la última palabra. Para poder votar había que estar inscrito en las listas electorales municipales. No se permitió el voto online. Hidalgo, a favor de su prohibición, se había comprometido a respetar el voto, fuera cual fuera el resultado.

Mientras Hidalgo considera el referéndum «una bella victoria de la democracia local», el ministro de Transportes, Clement Beaune, lo calificó de «inmenso flop democrático». En el referéndum sólo participaron el 8% de los 1,3 millones de parisinos con derecho a voto.

«Doble fracaso para la alcaldesa de París: el rechazo de los patinetes que ella misma instaló y jamás supo regular, al contrario que tantas otras ciudades en Francia, una tasa de participación humillante, un voto ignorado y rechazado por la mayoría de los parisinos», añadió Beaune, que sueña con ser algún día alcalde de París

Tres empresas privadas (Dott, Lime y Tier), con una flota de 15.000 patinetes eléctricos en total, se reparten actualmente el mercado en la capital francesa. En 2022, los parisinos realizaron 18 millones de trayectos con 400.000 usuarios únicos al mes.

El servicio es muy utilizado por los jóvenes. El 71% de los usuarios tienen entre 18 y 35 años de edad, según las empresas que operan en París. Sin embargo, pocos jóvenes se desplazaron a las urnas, a pesar de que las empresas ofrecieron viajes gratis durante toda la jornada a los parisinos para incitarles a ir a votar.

En la cola delante del ayuntamiento del distrito XV de París, apenas se veían jóvenes y había muchos jubilados. La mayoría de los votantes de este distrito conservador se mostraba a favor de la prohibición.

Bernadette, de 82 años, votó a favor de prohibirlos porque varias veces ha estado «a punto de ser atropellada» por un patinete eléctrico. «Van por la acera, van demasiado deprisa, no llevan casco. Es una verdadera locura», se quejaba esta parisina.

«Desde el punto de vista de la conducción, son peligrosos y además los patinetes están aparcados en cualquier sitio. No podemos pasar por la acera. Acaban en el (río) Sena. No es para nada un modo de transporte ecológico, contrariamente a lo que podamos pensar. Hay otros medios de transporte que respetan más el medio ambiente, como el metro», añadió Martin, casco de moto en mano.

En cambio, Adrian, informático, votó a favor de mantener el servicio. «Prohibir no es la solución. Creo que hay que poner multas a la gente que no se comporta. No creo que prohibiendo este tipo de transporte, vayamos a arreglar las cosas, sobre todo porque habrá más gente en los transportes públicos, que ya están llenos», se quejaba este parisino.

«Es práctico. Es lúdico», aseguraba Noëlle, que, a sus 83 años, votó a favor de mantener los patinetes eléctricos en la calle, aunque consideraba que deberían estar mejor reglamentados.

Desde que hicieron su aparición en las calles de París en 2018, los patinetes eléctricos compartidos se han convertido en «un asunto de crispación», según la alcaldesa socialista.

Ante la anarquía que reinó en las calles de París tras la llegada de estos vehículos - con usuarios circulando a toda velocidad por las aceras y patinetes eléctricos tirados en cualquier sitio -, el ayuntamiento de París ha tratado de regular el sector, sin lograrlo realmente.

En agosto de 2019, se prohibió su circulación por los aceras. Desde septiembre de ese año, su estacionamiento es obligatorio en 2.500 «parkings» de patinetes eléctricos creados por el ayuntamiento. Las empresas de patinetes compartidos aseguran que el 96% de estos vehículos están bien aparcados, pero es muy frecuente encontrárselos tirados en la acera impidiendo el paso de los peatones.

En junio de 2021, Miriam, una italiana de 31 años, murió tras ser atropellada por un patinete elécrtico con dos personas a bordo. El ayuntamiento decidió entonces limitar la velocidad de estos vehículos compartidos de alquiler: a 20 km/hora y a 10 km/hora en zonas peatonales.

Según Lime, Dott y Tier, los patinetes de autoservicio son «los vehículos más reglamentados de París». No sólo por su límite de velocidad, sino porque se necesita tener por los menos 18 años para poder alquilar uno, los patinetes están matriculados y el 100% de los trayectos están asegurados, lo que no ocurre con los patinetes eléctricos de particulares, donde hay tantos controles.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios