El nuevo ministro del Tesoro británico, Nadhim Zahawi, este miércoles en Londres. / Afp

Nadhim Zahawi, el kurdo iraquí llamado a sustituir a Johnson

Emigró al Reino Unido con su familia en 1978, es cofundador de la firma de encuestas online YouGov y a sus 55 años acaba de ser nombrado ministro del Tesoro

LOURDES GÓMEZ Londres

Nadhim Zahawi, de 55 años, estrenó este miércoles nuevo despacho en el 11 de Downing Street y es posible que se mude al más famoso número 10 de la misma calle londinense. Con la tinta aún goteando de su nueva cartera al frente del Tesoro, equivalente a ministro de Economía y el segundo cargo de mayor relevancia en el Gobierno británico, dio un paso trascendental para su carrera política en una intensa jornada de intriga y bajas gubernamentales.

El recién nombrado 'chancellor' se unió en la tarde del miércoles a una delegación ministerial que entregó a Boris Johnson la notificación de que se aproxima la hora de ceder las riendas y desalojar Downing Street. Los medios coincidieron en que Zahawi lideró la comitiva de hasta seis miembros del Gabinete que transmitió al mandatario conservador su sentencia de muerte por falta de integridad en el mando. Entre ellos estaban los ministros de Transporte, Grant Shapps, e Irlanda del Norte, Brandon Lewis.

Zahawi emigró al Reino Unido con 11 años. Huyó con su familia de Irak, en 1978, durante la persecución de la minoría kurda por el régimen de Sadam Hussein. Tuvo dificultades en el sistema educativo inglés antes de labrarse un próspero provenir como agente comercial y, entre otros oficios, como asesor del novelista Jeffrey Archer. En 2000 cofundó YouGov, firma de encuestas online, y diez años después ganó su escaño en Westminster por la circunscripción de Stratford-Upon-Avon, cuna de Shakespeare.

Su ascenso con Johnson ha sido meteórico. Gestionó el programa de vacunación frente al Covid con eficiencia y maestría que potenció su perfil en el partido conservador. En la remodelación del Gabinete del pasado septiembre recibió la cartera de Educación mientras que la actual crisis de liderazgo le abrió la puerta de Downing Street. Su baza brilla ahora entre las posibles candidaturas a suceder a Johnson en la jefatura de Gobierno.