El ministro británico para Irlanda del Norte, Chris Heaton-Harris, este martes al acudir a una reunión de gabinete en Londres. / EFE

Londres aplaza las elecciones en Irlanda del Norte

Un nuevo calendario de plazos para restaurar la autonomía y la reducción del salario de diputados incita al acuerdo

IÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal. Londres

El ministro para Irlanda del Norte en el Gobierno británico, Chris Heaton-Harris, ha renunciado a la convocatoria de elecciones en la región, a pesar de que la autonomía no tiene ni un Parlamento ni un Ejecutivo operativos. Presentará al Parlamento en los próximos días un proyecto de ley que, de aprobarse, establece nuevos plazos para que haya acuerdos.

La autonomía compartida no fue restaurada tras las elecciones de mayo, porque el mayor partido unionista, el DUP, se niega a participar en la administración de la región mientras siga aplicándose el Protocolo pactado por Bruselas y Londres para regular el comercio de mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Los unionistas creen que aleja a la provincia de la unión británica.

La ley vigente dice que el ministro de Irlanda del Norte tiene que convocar nuevas elecciones si las instituciones no han sido formadas en el plazo de seis meses tras los comicios, que se cumplió el 28 de octubre. Heaton-Harris afirmó repetidamente que iba a convocarlos, en lo que ha sido percibido como un vano intento de doblegar la resistencia del DUP.

A la protesta unionista contra lo pactado por el Reino Unido y la Unión Europea le sigue la frustración de los nacionalistas y del partido Alianza, y el resultado es que el Acuerdo de Viernes Santo, firmado hace casi 25 años, es una cáscara vacía. Y el ministro reconoce que nadie quiere nuevas elecciones. Ha extendido hasta el 8 de diciembre el plazo para encontrar un acuerdo que satisfaga a todas las partes. Y, si no se logra, lo extenderá al 19 de enero.

Problemas presupuestarios

Heaton-Harris introducirá también en la ley medidas para paliar los problemas presupuestarios en una provincia con un déficit anual de más de 700 millones de euros y administrada ahora por funcionarios sin poderes políticos. También legislará la reducción del 25% del salario de los diputados autonómicos mientras dure el impasse.

Mientras tanto, el proyecto de ley que da a los ministros británicos derecho a cambiar de manera unilateral las normas del Protocolo es ahora debatido en la Cámara de los Lores. El secretario de Estado para Europa, Leo Docherty, afirma que el Gobierno ni acelera su tramitación ni la detiene. «Simplemente, dejamos que avance», ha dicho.