Igor Girkin, conocido como Igor Strelkov, excomandante de las fuerzas separatistas apoyadas por el Kremlin durante la anexión de Crimea, en una imagen de archivo. / EFE

El líder ruso al que Ucrania ha puesto precio a su cabeza

Los servicios secretos ucranianos ofrecen 100.000 dólares por Igor Girkin, veterano de la guerra del Donbás condenado a cadena perpetua por el derribo del avión de Malaysian Airlines en 2014

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

La guerra en Ucrania contiene una variedad infinita de personajes de lo más variopinto. Uno de ellos es Igor Girkin. Veterano de la guerra del Donbás, durante los primeros meses de la invasión se destapó como un feroz crítico de la errática estrategia del Kremlin. Posteriormente, el pasado mes de octubre, se publicaron imágenes suyas cerca de la frontera con Ucrania, lo que alimentó las elucubraciones acerca de su posible regreso a la primera línea al frente de una milicia de voluntarios. La semana pasada su nombre volvió a salir a la palestra tras ser condenado por la justicia holandesa a cadena perpetua por su papel en el derribo del avión de Malaysian Airlines en 2014.

Pero, ¿quién es Igor Girkin? También conocido como Igor Strelkov, es un veterano del Ejército -ha participado en las guerras de Chechenia, Transnistria, Bosnia y el Donbás- y exoficial del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB). La Unión Europea lo ha sancionado por su implicación en la guerra de Ucrania. Su nombre se hizo conocido en 2014. Jugó un rol clave en la anexión por parte de Rusia de la península de Crimea y más tarde en el conflicto del Donbás, en la que estuvo al frente de las guerrillas paramilitares favorables a la República Popular del Donetsk.

El propio Girkin ha reconocido sin tapujos su implicación en el conflicto que ha estado latente en el este de Ucrania desde 2014, y en el que han muerto miles de personas. «Después de todo, apreté el gatillo de lanzamiento de la guerra (en el Donbás). Si nuestro escuadrón no hubiera cruzado la frontera, al final todo habría terminado como en Járkov u Odesa. Y tengo una responsabilidad personal por lo que está sucediendo allí». La cita está extraída de una entrevista que Girkin concedió al periódico 'Zavtra' en noviembre de 2014.

Igor Girkin. / REUTERS

Ampliamente condecorado por su trayectoria militar, Girkin es un ferviente nacionalista ruso. Cree, por ejemplo, en 'Novoróssiya' (literalmente, Nueva Rusia), denominación con la que se conoce al este de Ucrania en los círculos nacionalistas rusos, que la ven como parte indivisible del imperio ruso. En este sentido, Girkin pertenece a la misma élite que Alexánder Dugin, uno de los ideólogos más cercanos a Putin.

No obstante, su fama ha sufrido altibajos. En julio de 2014, Girkin y sus tropas se vieron obligados a abandonar Sloviansk, un enclave crucial para el control del Donbás. Fueron diezmados por las fuerzas ucranianas, que lograron expulsarlos. La derrota fue recibida como una humillación en la órbita nacionalista rusa. Algunos incluso reprocharon a Girkin no haber cumplido con su palabra de perder la vida defendiendo Sloviansk. Dimitió de su cargo como ministro de defensa de la autoproclamada República de Donetsk.

Condena

Desde entonces, su nombre ha estado fuera del radar. Una investigación llevada a cabo por la web periodística Bellingcat reveló que ha utilizado una identidad falsa, bajo el nombre de Sergéi Runov, para viajar por el país durante todos estos años.

El pasado mes de octubre se publicó una imagen suya vestido de militar en el óblast de Rostov, en Rusia, en el mar de Azov, cerca de la frontera con Ucrania. Se especuló con un posible regreso del veterano al frente de guerra al mando de una unidad de voluntarios. No obstante, uno de los fundadores de Bellingcat -que ha estado monitorizando sus pasos-, Christo Grozev, relató hace unos días en una televisión alemana que Girkin no está en Ucrania. «No lucha en el frente de Ucrania, sino que trabaja en el Ejército ruso. Entrena y recluta voluntarios para la guerra», afirmó.

En cualquier caso, a raíz de las publicaciones, los servicios de inteligencia ucranianos ofrecieron una recompensa de 100.000 dólares por su cabeza. Kiev lo considera uno de los «terroristas» más sanguinarios, tanto por su papel en el Donbás como, sobre todo, por el derribo del vuelo MH17 de Malaysian Airlines.

Precisamente hace apenas diez días un tribunal holandés encontró a Girkin culpable del atentado. La corte consideró probado que el artefacto que derribó el avión y mató a sus 298 pasajeros fue un misil de tipo 'Buk' de fabricación rusa que fue disparado desde la región ucraniana de Lugansk, en el Donbás, entonces bajo control de las fuerzas prorrusas. Es decir, con Girkin al frente.