Borne intervino ayer ante la Asamblea Nacional para presentar la declaración de política general. / Benoit Tessier/reuters

La izquierda francesa presenta una moción de censura contra el Gobierno

La iniciativa parlamentaria liderada por Mélenchon tiene escasas opciones de salir adelante al carecer del apoyo de la oposicion de derechas

BEATRIZ JUEZ PARÍS

Los partidos de izquierdas presentaron hoy una moción de censura contra el Gobierno francés poco antes de que comenzara la declaración de política general de la primera ministra, Élisabeth Borne, ante la Asamblea Nacional, la cámara baja del Parlamento.

«Ante la ausencia de un voto de confianza, no hemos tenido otra opción que seguir este camino», justificaron en un comunicado su decisión los diputados de La Francia Insumisa, el Partido Socialista, Europa Ecología-Los Verdes (EE-LV) y el Partido Comunista, que la consideran «moción de desconfianza».

La Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes), que reúne a estos cuatros grupos parlamentarios de izquierdas, lamentó que los parlamentarios no puedan expresar en el hemiciclo de forma solemne con su voto si apoyan o se oponen al Ejecutivo de Borne.

A diferencia de sus antecesores en el puesto, Borne no se someterá a un voto de confianza de los diputados tras su declaración de política general, pues no cuenta con votos suficientes para superarla. De todas formas, no está obligada a ello. El partido del presidente, Emmanuel Macron, y sus aliados solo tienen mayoría relativa en el hemiciclo tras las elecciones legislativas de junio.

El voto del pueblo

«Proponemos una moción de censura para respetar el voto del pueblo, que ha dicho no a Macron en las parlamentarias. Aquellos (en la oposición) que no quieren votar mienten a su electorado», escribió Jean-Luc Mélenchon, líder de la Nupes, en Twitter.

La Asamblea Nacional deberá votar la moción de censura al menos 48 horas después de que haya sido presentada, es decir, como muy pronto el viernes por la tarde. Sin embargo, lno tiene muchas posibilidades de prosperar, ya que los cuatro partidos de izquierdas carecen de votos suficientes para que sea aprobada. Los Republicanos (derecha moderada) y Reagrupación Nacional (el partido de extrema derecha de Marine Le Pen) ya han dicho que no la apoyarán.

Presentar una moción de censura es el único medio del que dispone la Asamblea Nacional para forzar la dimisión del primer ministro y su Gobierno en Francia. Se necesitan al menos 58 diputados para tramitarla. Para ser aprobada se precisa la mayoría absoluta, es decir, 289 votos de los 577 que hay en la Cámara baja. Salvo sorpresa de última hora, Borne, nombrada por Macron primera ministra en mayo, seguirá en su puesto.