El campamento de Al-Hol es uno de los que alberga a familiares de combatientes del Estado Islámico en Siria. / AFP

Francia repatría a 35 niños y 16 madres de campos de prisioneros yihadistas en Siria

Los servicios de ayuda a la infancia se han hecho cargo de los menores y las mujeres han sido entregadas a las autoridades judiciales para ser detenidas o interrogadas

BEATRIZ JUEZ París

Francia ha repatriado este martes a 35 menores de nacionalidad francesa y 16 madres que estaban internados en campos de prisioneros yihadistas en el noreste de Siria, según ha anunciado el Ministerio de Asuntos de Exteriores galo. Esta es la primera vez que las autoridades de París permiten el retorno de niños con sus progenitoras, consideradas presuntas islamistas radicales.

Los menores han sido entregados a los servicios de ayuda a la infancia y serán sometidos a un control médico. Las 16 madres han sido, por su parte, «llevadas ante las autoridades judiciales competentes», explicó en un comunicado el Quai d'Orsay, nombre que recibe el Ministerio de Exteriores galo. El Gobierno francés agradeció paralelamente a las autoridades locales del noreste de Siria por su cooperación para que pudiera llevarse a cabo esta operación.

La Fiscalía Nacional Antiterrorista precisó que, de los 35 menores repatriados, siete no están acompañados. De las 16 mujeres, 12 han llegado a Francia con sus hijos y cuatro ya habían consentido el regreso de los suyos en operaciones anteriores.

Las mujeres, de entre 22 y 39 años, son todas nacionales, excepto dos, cuyos hijos son los poseedores de la nacionalidad francesa. La Fiscalía Nacional Antiterrorista precisó que, tras su llegada al país, ocho han sido detenidas para interrogarlas, ya que había una orden de búsqueda contra ellas, y contra las otras ocho pesaba una orden de arresto.

Solo uno de los menores ha sido detenido. Se trata de un joven que será mayor de edad dentro de unos días y sobre el que existen sospechas de su participación en un grupo terrorista. El resto recibirá asistencia educativa, añadió la Fiscalía Nacional Antiterrorista, que hará un seguimiento centralizado de todos ellos tras su llegada al territorio francés.

Fin al «caso por caso»

La de este martes es la mayor operación de repatriación de menores y madres yihadistas llevada a cabo por las autoridades galas desde la caída en marzo de 2019 del último bastión de la organización terrorista Estado Islámico en Baguz (Siria). Con este retorno colectivo, Francia rompe con la política que había llevado hasta ahora, consistente en permitir únicamente el retorno «caso por caso» de niños huérfanos o a los menores cuyas madres habían aceptado separarse de ellos. Hasta enero del año pasado, París había repatriado a 35 niños en total.

El Colectivo de Familias Unidas, que agrupa a las familias de franceses que se fueron a zonas entre Irak y Siria a hacer la yihad, aplaudió esta operación de repatriación colectiva. Y confió en que marque el fin de «esta política abyecta del 'caso por caso' que separa a hermanos y arrebata niños a sus madres abandonadas» en los campos de prisioneros sirios. También espera que con ello se termine con «esta política inhumana que dura años».

Este colectivo ha instado también al Gobierno francés a devolver lo antes posible al país a todos los niños galos y sus madres que están detenidos en los campos de prisioneros yihadistas en Siria, tal y como han hecho otros Estados europeos, como, por ejemplo, Bélgica y Alemania. Según la prensa francesa, antes de esta última operación, había unas 80 mujeres islamistas y 200 menores nacionales en este tipo de centros.

El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas había acusado el pasado febrero a Francia de violar los derechos de los niños galos en Siria al dejarlos durante años en condiciones potencialmente mortales e inhumanas en campamentos para familiares de yihadistas.