Un niño pequeño se despide de su madre antes de ser evacuado de la ciudad de Sloviansk. / AFP

Evacuaciones masivas en el Donbás ante el avance de las tropas de Moscú

Los habitantes de la ciudad de Sloviansk son trasladados a zonas seguras ante los intensos bombardeos

IVIA UGALDE

Los temores en Europa ante un inminente corte del gas ruso se conjuraron este miércoles con un parte de guerra adverso para Ucrania. Los intensos bombardeos a los que las tropas de Moscú han sometido a la ciudad oriental de Sloviansk, en la región de Donbás, han forzado la evacuación masiva de sus residentes.

De los 100.000 habitantes que tenía la localidad antes de la invasión rusa, apenas quedaban ya unos 23.000 que eran llevados a zonas seguras. «Estamos sacando gente cada día. Muchos fueron evacuados en autobús hasta Dnipro, más al oeste», explicó el alcalde de Sloviansk, Vadym Lyaj, quien señaló que los rusos no habían conseguido rodear todavía el municipio, si bien informó de que los ataques han dejado ya 17 civiles muertos y 67 heridos.

Vitaliy, un fontanero, contó que su esposa y su hija, embarazada de seis meses, fueron evacuadas de Sloviansk. «Aquí, después de lo que ocurrió el martes, cuando atacaron el centro de la ciudad, necesitamos irnos», dijo a la AFP.

La caída el domingo de la estratégica ciudad de Lisichansk ha abierto el camino de las tropas de Moscú hacia la provincia de Donetsk, la última que les queda por ocupar del Donbás, y donde los ataques no cesan.

«El enemigo está bombardeando caóticamente y apunta a destruir a la población local. Así que, de nuevo, mi consejo principal es evacuar», explicó en un mensaje a los medios ucranianos Pavlo Kyrylenko, gobernador de Donetsk, mientras indicaba que solo en la jornada del martes habían fallecido cinco civiles y otros 21 resultaron heridos.

Ataque en Járkov

El Ministerio de Defensa ruso dio cuenta este miércoles, por su parte, de ataques contra la ciudad nororiental de Járkov con armas de «alta precisión», donde habrían muerto 150 soldados ucranianos. Otras zonas también fueron golpeadas con misiles y artillería, detallaron las autoridades de Kiev. Entretanto, el Kremlin dijo que investiga la presunta tortura de soldados rusos capturados en Ucrania, los cuales fueron liberados recientemente como parte de un canje de prisioneros.

Entretanto, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, tildó de «error» la decisión anunciada el martes por el Ministerio de Defensa de impedir a los hombres en edad militar salir de su localidad sin permiso. El mandatario informó de que la medida ha sido suprimida tras una reunión con representantes del ministerio y autoridades castrenses.