Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 1 de marzo
Un miembro de Alternativa para Alemania (AFD) celebra los buenos resultados obtenidos por el partido en Munich. EFE/LEONHARD SIMON
Descalabro del tripartito de Scholz en los comicios en Baviera y Hesse

Descalabro del tripartito de Scholz en los comicios en Baviera y Hesse

Los conservadores triunfan con amplia ventaja y seguirán gobernando en Múnich y Wiesbaden

Juan Carlos Barrena

Corresponsal. Berlín

Domingo, 8 de octubre 2023, 19:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Triunfo conservador y claro suspenso del tripartito de socialdemócratas (SPD), verdes y liberales (FDP) que gobierna Alemania desde Berlín en los comicios regionales de este domingo tanto en la sureña Baviera como el céntrico estado federado de Hesse.

Los negros augurios para los partidos de la coalición que lidera el canciller federal, Olaf Scholz, se vieron confirmados por los pronósticos y sondeos de las dos cadenas públicas alemanas de televisión al cierre de los colegios electorales y el desarrollo del escrutinio de los sufragios.

En Baviera ganó de calle y con más de veinte puntos de ventaja sobre el resto de las formaciones la Unión Socialcristiana (CSU), mientras en Hesse se impusieron con una ventaja similar sus «hermanos» de la Unión Cristianodemócrata (CDU).

Quinto y último puesto

Por el contrario, los socialdemócratas de Scholz cosecharon en ambas regiones los peores resultados de su historia, en Baviera hasta el punto de verse condenada al quinto y último puesto de los partidos que han logrado representación parlamentaria.

Desastroso igualmente el resultado de los liberales, que se ven expulsados del parlamento de Múnich y podrían perder también sus diputados en la cámara de Wiesbaden si no rebasan finalmente la barrera del 5% de votos.

Menos vapuleados resultaron Los Verdes, que, si bien perdieron porcentajes de voto, seguirán siendo fuerza política determinante en Hesse, donde probablemente repetirán como socios menores de gobierno de los cristianodemócratas, mientras en Baviera se consolidan como segundo partido regional.

Las primeras estimaciones de voto iniciado ya el recuento en Baviera conceden a la CSU un 36,8 %, al SPD un 8,4%, a Los Verdes un 15,7% y al FDP un 3,0%, mientras los llamados Electores Libres, socios de gobierno de los conservadores que repetirán con seguridad en ese papel, logran un 14,3% y la ultranacionalista Alternativa para Alemania (AfD), la gran triunfadora de la velada en ambas regiones, se aúpa hasta un 15,3%.

Mientras tanto en Hesse se impone también con apreciable superioridad la CDU con un 34,9% de votos, frente al 15,4% de los socialdemócratas, el 15,4% de los ecologistas y el peligrosamente ajustadísimo 5% de los liberales. La euroescéptica y abiertamente xenófoba AfD sube hasta un 16,7% en el central estado federado alemán.

Voto de estabilidad

«Baviera ha votado estabilidad y la CSU ha ganado claramente estas elecciones», dijo el primer ministro de esa región y presidente de la CSU, Markus Söder, al comentar los resultados poco después del cierre de los colegios.

Pese a su clara ventaja, la victoria de los socialcristianos, en el poder en esa región desde la fundación de la República Federal, no deja de tener un cierto punto de amargor, al alcanzar su peor resultado en unas regionales en las que estaban acostumbrados a barrer, hasta el punto de lograr mayorías absolutas en tiempos del legendario Franz Josef Strauss.

Pese a que podría negociar también una coalición con ecologistas o socialdemócratas, Söder confirmó que serán de nuevo los también conservadores Electores Libres sus socios preferidos para formar un nuevo ejecutivo.

«Es un día fantástico para la Unión en Hesse. Los electores han votado estabilidad y renovación suave», señaló el primer ministro saliente y entrante de esa región, el cristianodemócrata Boris Rhein, que no quiso comprometerse sobre la posibilidad de cambiar a los ecologistas por otro posible aliado para gobernar.

Motivos de júbilo tuvo también el presidente de la CDU, Friedrich Merz, quien felicitó tanto a Söder como a Rhein por sus resultados y subrayó que «si seguimos juntos por este camino», lo más tarde tras «las elecciones legislativas al Bundestag de 2025 se habrá acabado el caos» de la alianza que gobierna actualmente en Berlín.

Un mensaje

Kevin Kühnert, secretario general del SPD, reconoció a su vez la derrota de su formación, en la que quiso ver «un mensaje para nosotros, para los socios» de la coalición en el ejecutivo federal de que hay que atender más a las preocupaciones e inseguridades de la población.

Los únicos que se mostraron exultantes al conocer el resultado de los comicios en Baviera y Hesse fueron los populistas de Alternativa para Alemania, pese a la marginación y aislamiento al que son sometidos por el resto de la formaciones políticas. «Podemos estar todos realmente orgullosos. Vamos por el camino correcto», dijo su copresidenta Alice Weidel.

Tras calificar de «impresionante» el ascenso de los populistas y subrayar «el enorme anticipo de confianza» del electorado hacia su partido, el líder de la candidatura en Baviera de esa formación, Robert Lambrou, se ofreció a Söder para colaborar en un futuro ejecutivo. «Estamos dispuestos a más», afirmó Lambrou, pese a que la posibilidad de un acuerdo de gobierno con los socialcristianos es más que remota, por no decir utópica.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios