Los presidentes ruso, Vladímir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan, durante un encuentro en Kazajistán. / REUTERS

La UE advierte a Turquía de que «no es momento» de aumentar cooperación con Rusia

El bloque comunitario da un toque de atención a Erdogan después de que anunciara un pacto con Putin que convierta a Ankara en eje exportador de gas ruso

OLATZ HERNÁNDEZ Bruselas

La Unión Europea (UE) dio ayer un toque de atención a Turquía por sus acercamientos a Moscú, después de que Ankara anunciara la semana pasada un acuerdo para redistribuir el gas ruso a terceros países. En el contexto de la guerra en Ucrania «y con repetidas violaciones del Derecho Internacional, no es momento de aumentar la cooperación con Rusia», señaló el portavoz de Exteriores europeo, Peter Stano.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, informó de que ha pactado con su homólogo, Vladímir Putin, que Turquía se convierta en eje exportador de gas ruso a través de la infraestructura Turkstream, el gasoducto que conecta los dos países. Además, los dirigentes mantienen abiertas negociaciones para construir una central nuclear en la costa del mar Negro.

Posición ambigua

Desde el comienzo de la invasión, el bloque comunitario ha formado un frente unido contra el Kremlin y ha insistido en la importancia de que los países socios se alineen con las sanciones a Moscú. El mensaje iba especialmente dirigido a aquellos candidatos a entrar en la UE como Ankara, que lleva esperando la adhesión desde 1999. El Gobierno turco, sin embargo, se ha caracterizado por mantener una posición ambigua con Rusia y no ha adoptado ninguna de las restricciones europeas contra el país.

Mañana el comisario de Ampliación del bloque, Oliver Varhelyi, viajará a Ankara y podrá discutir estos asuntos con las autoridades turcas. Mientras, Estados Unidos ha aumentado la presión contra el país, asegurando que no puede convertirse en un «santuario» para las transacciones con el régimen de Putin, y saltarse las sanciones occidentales.