La central nuclear de Zaporiyia es la más grande de Europa. / AFP

La ONU advierte de que se está jugando con fuego en la central nuclear de Zaporiyia

El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica acusa a los autores de las explosiones de apuntar deliberadamente contra ese objetivo

MERCEDES GALLEGO Nueva York

A menos de 500 kilómetros de Chernóbil, sede del mayor desastre nuclear que haya vivido el mundo, se perfila otra tragedia que puede batir el récord. Los ataques de la artillería rusa en Ucrania se aproximan tanto a la central de Zaporiyia, la mayor de Europa, que este fin de semana las explosiones causaron daños «severos» en las instalaciones, incluyendo los almacenes de desperdicios radioactivos, los condensadores y los sistemas de enfriamiento por irrigación.

«¡Parad esta locura!», dijo a una cadena francesa el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi. La lluvia de artillería sacudió las instalaciones críticas a lo largo del sábado hasta las 18.00 de la tarde, hora local, y volvió al ataque el domingo a las 9.15 de la mañana, con una cadena de estremecedoras explosiones que, según la ONU, llegó a producir una docena de impactos en apenas 40 minutos. «Estamos hablando de que se ocurrían a solo unos metros, no kilómetros», aclaró Grossi en un comunicado de la ONU.

La agencia intentaba ayer evaluar los daños ante la resistencia rusa, que acusa a Ucrania. «Una vez más hemos tenido la fortuna de que no ocurra un serio incidente nuclear, pero la próxima vez puede que no tengamos tanta suerte», advirtió Grossi. El diplomático no quiso señalar al autor por su nombre, pero insistió en entrevista televisiva en que quién lo hace «sabe exactamente a dónde apunta», acusó. «Es totalmente deliberado».