El rey saudí se compromete a investigar el caso Khashoggi ante EE UU

    Cargando reproductor ...
16/10/2018

El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdelaziz, se comprometió este martes ante el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, a llevar a cabo una investigación «completa, transparente y oportuna» sobre la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi.

Enviado a Arabia Saudí en un viaje relámpago por orden del presidente Donald Trump para abordar el escándalo, Pompeo agradeció al monarca por su "compromiso" con la investigación, según afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en la red social Twitter.

El responsable de la diplomacia estadounidense mantuvo reuniones separadas con el rey; con el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, y con el ministro de Exteriores, Adel al Yubeir.

En la reunión con Al Yubeir, Pompeo "reiteró la preocupación de Estados Unidos por la desaparición de Jamal Khashoggi", según informó el Departamento de Estado en un escueto comunicado.

La agencia oficial saudí SPA solo informó de que en las reuniones se trataron las relaciones bilaterales y la situación en la región, sin hacer mención al caso del periodista, desaparecido el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul.

Los medios oficiales saudíes sí difundieron imágenes de las reuniones, en las que Pompeo fue recibido de forma amistosa y entre sonrisas por los dignatarios del país árabe.

Sin conocimiento real

Trump anunció el viaje de Pompeo este lunes, después de haber mantenido una conversación telefónica con el rey saudí en relación a las investigaciones por la muerte del periodista.

Al anunciar el viaje, Trump aseguró que el monarca le negó que tuviera ningún conocimiento de este asunto y sugirió que, tras hablar con el rey saudí, tiene sensación de que Khashoggi pudo ser víctima de "asesinos por cuenta propia".

El presidente estadounidense, que hace días amenazó con imponer un "castigo severo" a Arabia Saudí en caso de que se confirmase el asesinato, ha rebajado el tono en los últimos días.

En un mensaje de Twitter, Trump se defendió este martes de los que le achacan ser demasiado blando con Riad.

"Para que conste, no tengo intereses financieros en Arabia Saudí. (ni tampoco en Rusia, por cierto) ¡Cualquier sugerencia de que los tenga no son más que NOTICIAS FALSAS (de las que hay muchas)!", escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Khashoggi, ex gerente general del grupo de comunicación Al Arab Media Group y columnista del diario estadounidense The Washington Post, desapareció hace dos semanas tras entrar en el consulado saudí en Estambul.

Inspecciones

Las investigaciones en Turquía apuntan a que Khashoggi, exiliado desde 2017, pudo ser asesinado en el consulado, algo que han rechazado las autoridades del reino en todo momento.

Después de su visita a Riad, Pompeo tiene previsto viajar este miércoles a Turquía, donde se reunirá con las autoridades de ese país, que están investigando la desaparición del periodista.

La Policía turca inspeccionó este lunes el consulado, en colaboración con las autoridades saudíes, y se disponía este martes a registrar el domicilio del cónsul saudí, Mohamed Ibrahim Otaibi.

Las cámaras de vigilancia han registrado que en la tarde del 2 de octubre, pocas horas después de que Khashoggi entrase en el consulado, un convoy de varios vehículos salió de la legación para dirigirse al recinto de la residencia, a 200 metros de distancia.

El cónsul abandona Turquía

Antes de que la Policía turca procediera al registro de su domicilio, el cónsul regresó este martes a su país en avión, según fuentes del Gobierno turco citadas por la cadena de televisión CNNTürk.

Según esa fuente, el cónsul saudí decidió abandonar Turquía "por su propia voluntad", sin que mediara una decisión de Ankara.

La desaparición del periodista, que mantenía una postura crítica moderada con el régimen saudí, ha elevado la presión sobre el reino por parte de la comunidad internacional.

Varios medios de comunicación han decidido boicotear un importante foro para inversores que está previsto que se realice en Arabia Saudí, entre el 23 y el 25 de octubre, una decisión que han secundado además ejecutivos de varias multinacionales.

Arabia Saudí solo ha recibido el respaldo tradicional de los países árabes como Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Baréin, Jordania o Sudán.