El Ejército sirio entra en Manbech tras la retirada de las milicias kurdas

28/12/2018

El Ejército sirio se hizo este viernes con el control de la ciudad estratégica de Manbech tras la retirada de las milicias kurdas, que abandonaron la zona ante una inminente ofensiva turca y después de que Estados Unidos, su principal aliado, haya anunciado el repliegue de sus tropas de Siria.

Centenares de soldados del Ejército regular entraron en Manbech e izaron la bandera siria en la urbe, que estaba bajo el control de los kurdos desde 2016 y anteriormente fue un feudo del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La televisión estatal siria mostró imágenes de columnas de soldados marchando a pie por carretera cantando "Alá, Siria, Bachar y nada más" con el puño en alto.

Previamente, retransmitió imágenes de un convoy de vehículos militares del Ejército sirio llegando de madrugada a la ciudad, ubicada en el este de la provincia de Alepo, cerca del río Eúfrates.

La comandancia del Ejército anunció la entrada en la ciudad "en respuesta al llamamiento del pueblo de la región de Manbech" y con el propósito de "imponer la soberanía del Estado en cada pulgada del territorio de la República Árabe Siria", según un comunicado divulgado por la agencia oficial SANA.

Repliegue ante el riesgo de invasión turca

El anuncio se produjo pocos minutos después de que la milicia kurda Unidades de Protección del Pueblo (YPG) haya anunciado su retirada de la zona y haya pedido a Al Asad que se haga cargo de su seguridad y de su defensa ante una probable ofensiva turca.

Las YPG anunciaron su repliegue temerosas de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cumpla su amenaza de lanzar una ofensiva militar para expulsar a las milicias kurdas de la zona de frontera.

"Invitamos a las fuerzas del Gobierno sirio, que están obligadas a proteger el país, la nación y sus fronteras, a que tomen el control de las áreas de las que se han retirado nuestras fuerzas, en particular Manbech, y proteger esas áreas contra una invasión turca", declaró el grupo en un comunicado.

Las YPG aseguraron que a partir de ahora se concentrarán en su ofensiva contra el EI, que se desarrolla en el último reducto de los yihadistas, un conjunto de poblaciones en la orilla este del río Éufrates cerca de la frontera iraquí.

Sin apoyo americano

El anuncio de la salida de las YPG de Manbech se produce días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara la retirada de sus tropas de Siria.

Estados Unidos, que cuenta con cerca de 2.000 soldados en Siria y tiene una base cerca de Manbech, es el principal apoyo de las milicias kurdas en la ofensiva contra los yihadistas, que se encuentra ahora en su fase final.

Turquía y las milicias sirias aliadas de Ankara han estado desplegando tropas en los alrededores de Manbech en los últimos días.

Erdogan restó importancia a la toma de Manbech por las fuerzas de Damasco, al calificarla de un "desarrollo poco serio", y reiteró el objetivo de su país de combatir a las milicias kurdosirias, que Ankara considera terroristas debido a su vinculación en Turquía con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Un paso adelante, dicen los rusos

El Ejército Libre Sirio (ELS), un grupo opositor aliado de Ankara, anunció que no luchará contra las fuerzas leales a Al Asad en Manbech a no ser que "haya una cooperación total con Turquía", según dijo uno de los portavoces de esta milicia a Efe.

El general Jaled Haius, un comandante del ELS, dijo que su facción no pretende enfrentarse a las tropas gubernamentales en Manbech, "ni en el este del río Éufrates".

"No podemos enfrentarnos con nadie sin el apoyo turco. Por otra parte, la situación se está complicando, pero no a nuestro favor, sino a favor de las Fuerzas de Siria Democrática y del régimen", afirmó Haius en una conversación telefónica.

El portavoz del Gobierno ruso, Dmitri Peskov, calificó la entrada de las fuerzas leales a Damasco en Manbech como un "paso hacia adelante" que ayudará a estabilizar la situación en esta zona.