Imagen de una manifestación contra la violencia con armas este domingo en Filadelfia. / Reuters

Dos nuevos tiroteos en EE UU se cobran la vida de seis personas

En Filadelfia un grupo de tiradores abrió fuego contra la multitud en una céntrica zona de ocio y en Chattanooga una trifulca acabó a balazos y con atropellos

AGENCIAS Madrid

Con el debate sobre el control de armas empantanado (una vez más) y con Joe Biden buscando la complicidad de los republicanos para «hacer algo», en EE UU se enquista la enfermedad. Los tiroteos masivos continúan sobresaltando al país menos de dos semanas después de sufrir una de las matanzas infantiles más dramáticas de su historia, en la que perdieron la vida 19 niños y dos profesoras del colegio de Uvalde.

En las últimas horas se sucedieron los tiroteos masivos 240 y 241 en lo que va de año, según la web 'Gun Violence Archive'. Sucedieron en Filadelfia y Chattanooga (Tennessee). En la primera, catorce personas fueron alcanzadas por disparos de «desconocidos» en plena calle. Tres de ellas, dos hombres y una mujer, fueron declarados muertos tras llegar al hospital «con múltiples heridas de bala». Agentes que se encontraban patrullando en el entorno de South Street, una arteria con multitud de bares y restaurantes, se percataron de que «varios tiradores disparaban a la multitud», relató este domingo en conferencia de prensa el inspector de la policía DF Pace, quien explicó que uno de los policías disparó contra un tirador sin precisar si llegó a ser neutralizado.

En el tiroteo que se produjo en una discoteca de Chattanooga, una ciudad de menos de 200.000 habitantes, dos personas perdieron la vida la madrugada del domingo por el impacto de varios disparos, mientras que una tercera falleció tras ser atropellada. Como en el caso de Filadelfia, la Policía trabaja con la hipótesis de varios tiradores con armas diferentes aunque este domingo no se informó aún de detenciones ni sospechosos. Un total de 14 personas recibieron impactos de bala y tres más estaban heridas tras ser arrolladas por los vehículos en los que la gente huía del lugar.