Joe Biden durante el acto de campaña celebrado en Pensilvania. / AFP

«¡Ya es suficiente!», clama Biden tras el ataque al marido de Pelosi

El presidente de EE UU atribuye lo ocurrido a «las mentiras» de los republicanos sobre el supuesto fraude en las elecciones de 2020

I. UGALDE

El ataque con martillo que sufrió el viernes el marido de la portavoz del Congreso, Nancy Pelosi, a manos de un simpatizante de Donald Trump que asaltó la vivienda de la pareja ha enfurecido a Joe Biden. «¡Ya es suficiente!», clamó ayer el presidente en un acto de campaña en Pensilvania en el que no dudó en culpar de lo sucedido al Partido Republicano por «las mentiras» vertidas sobre un presunto fraude en las elecciones celebradas en 2020.

Mientras Paul Pelosi, de 82 años, se recuperaba en un hospital de San Francisco de una cirugía por una fractura de cráneo y lesiones en un brazo y una mano, Biden manifestó su enérgica condena por este acto «despreciable». «Hay demasiada violencia, odio, y virulencia», lamentó. Asimismo, detalló que el sospechoso del ataque, identificado como David Depape, de 42 años, cantó una consigna que fue usada durante al asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021. «El canto era, '¿Dónde está Nancy? ¿Dónde está Nancy? ¿Dónde está Nancy?'», afirmó.

«¿Qué nos hace pensar que el discurso de un partido que habla de 'elecciones robadas', de que 'la Covid es un engaño', no afectará a personas que pueden no estar tan bien equilibradas?», se preguntó. Por ese motivo, instó a «todos» los estadounidenses, al margen de su ideología, a oponerse «sin ambigüedades» a la violencia política.

El sospechoso, que se encuentra detenido y será acusado de intento de homicidio, agresión con arma mortal, robo y otros delitos, según detalló la Policía de San Franscico, es conocido por ser un defensor del nudismo y de las teorías de la conspiración del grupo de extrema derecha QAnon. Según las autoridades, a su nombre hay una docena de blogs que contienen reflexiones incoherentes sobre inmigración, gigantes tecnológicos, extraterrestres, comunistas, minorías religiosas, transexuales, feministas o la «histeria climática». También atribuye la invasión de Ucrania a un «complot judío».