Steve Bannon, ex asesor de Donald Trump, en una imagen de archivo. / Reuters

Steve Bannon, exasesor de Trump, se entrega al FBI

Acusado de desacato al negarse a declarar ante la Comisión del Congreso que investiga la insurrección del 6 de enero, quedó en libertad tras comparecer ante un juez federal

MERCEDES GALLEGO. Corresponsal en Nueva York

Muchos aguardaban el momento de ver a Steve Bannon en manos del FBI, pero cuando el ex asesor de Donald Trump se entregó este lunes, lo hizo desafiante, como si hubiera ganado una batalla. Se le acusa de dos delitos de desacato, uno por no haberse presentado a declarar ante el comité del Congreso que investiga la insurrección del pasado 6 de enero y otro por no haberle entregado los documentos que solicitaba.

Así lo ha considerado el gran jurado que el viernes aprobó esos cargos. La excusa de aferrarse al «privilegio ejecutivo» que tienen los asesores de la Casa Blanca no aguantó, porque Bannon dejó su cargo en 2017. Desde entonces ha seguido trabajando por la «deconstrucción del Estado» a través de la organización The Movement, con sede en Bruselas, desde la que ha asesorado a los partido de ultraderecha europeos, la publicación digital que fundó, 'Breitbart', o el programa de radio 'War Room', lanzado en podcast.

Tras comparecer ante el juez federal Robin Meriweather, Bannon ha sido puesto en libertad vigilada con la condición de entregar su pasaporte e informar semanalmente sobre su paradero a las autoridades judiciales a las que tendrá que solicitar autorización para viajar a los territorios no continentales de Estados Unidos.

«No es lo mismo hablar en los medios de ultraderecha que enfrentarse a la cárcel», escribía satisfecha la columnista del 'Washington Post' Jennifer Rubin. Si se le declara culpable le pueden caer entre 30 días y un año de prisión, además de mil dólares de multa. Pero sobre todo, el procedimiento judicial en el que testificará por videoconferencia «debe enviar un claro mensaje a cualquiera que ignoré al Comité Selecto o intente obstaculizar su investigación», dijo el comité en un comunicado. Una veintena de ex asesores de Trump citados por el Comité seguían sus pasos.