Disparo del láser desde el buque USS Porland, en el golfo de Adén. / AFP

La Marina de EE UU prueba su nuevo cañon láser

El arma de última generación, montada en el USS Porland y disparada este lunes en el golfo de Adén, tiene capacidad para destruir objetos en el mar, sobre tierra o en pleno vuelo

EUROPA PRESS

La Marina de los Estados Unidos anunció que este martes ha realizad una prueba con un arma láser en el golfo de Adén, en medio del conflicto en Yemen y el aumento de los ataques por parte de los huthis contra objetivos en Arabia Saudí.

La Quinta Flota indicó en un comunicado publicado en su página web que el USS Portland, un barco de transporte anfibio de clase San Antonio, «llevó a cabo una demostración con un arma láser de alta energía cuando navegaba en el golfo de Adén». Durante la fue destruido un «objeto estático de entrenamiento» y recordó que el USS Portland ya realizó una prueba similar en mayo de 2020, cuando destruyó un dron en el marco de sus operaciones en el océano Pacífico.

La Quinta Flota explicó que este tipo de armamento es considerado «de nueva generación» respecto a otro probado hace cerca de tres años por el USS Ponce en Oriente Próximo, al tiempo que recalcó que «la geografía, el clima y la importancia estratégica de la región ofrecen un ambiente único para la innovación tecnológica».

El golfo de Adén ha sido escenario de un repunte de las tensiones desde el estallido de la guerra en Yemen y ha registrado diferentes incidentes en el marco de la misma, lo que ha llevado a Arabia Saudí a acusar a los huthis de intentar dañar la libertad de navegación en la zona. La guerra en Yemen enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, encabezado por el presidente, Abdo Rabbu Mansur Hadi, y apoyado por una coalición internacional liderada por Arabia Saudí --que ha impuesto un bloqueo al país desde hace años--, y a los huthis, respaldados por Irán.

Los rebeldes controlan la capital, Saná, y otras zonas del norte y el oeste del país. El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial.