Borrar
Ayman al-Zawahiri, a la derecha, en una fotografía con Bin Laden poco después del 11-S. Reuters

EE UU mata al líder de Al-Qaida en un ataque con dron en Afganistán

Al-Zawahiri, de 71 años, estaba considerado el cerebro de los atentados del 11-S y sucedió a Bin Laden tras el asesinato del saudí en 2011

j. arranz

Lunes, 1 de agosto 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Estados Unidos mató el pasado fin de semana en un ataque con drones al sucesor de Osama bin Laden al frente de Al-Qaida, el médico egipcio Ayman al-Zawahiri. El mayor golpe a la organización terrorista desde el asesinato de su fundador, en mayo de 2011, fue llevado a cabo por la CIA en Afgaganistán, según desvelaron ayer fuentes militares estadounidenses. «La operación fue exitosa y no hubo víctimas civiles», explicó en primera instancia un alto funcionario de la Administración, que sin embargo no confirmó que el objetivo fuera Al-Zawahiri. Eso lo hizo horas después el propio presidente del país, Joe Biden.

Ayman al-Zawahiri, nacido en El Cairo hace 71 años, está considerado el cerebro de los atentados del 11-S en 2001, en los que murieron cerca de 3.000 personas al estrellar los terroristas dos aviones contra las Torres Gemelas de Nueva York, otro contra el Pentágono y uno más en Pensilvania. EE UU ofreció 25 millones de dólares de recompensa por este cirujano egipcio, relevo natural de Bin Laden y nombrado oficialmente su sucesor seis semanas después de que el líder yihadista fuera abatido en Pakistán por comandos estadounidenses, el 2 de mayo de 2011.

«Durante el fin de semana, Estados Unidos llevó a cabo una operación antiterrorista contra un importante objetivo de Al-Qaida en Afganistán», avanzó un alto funcionario de la administración entre la noche del domingo y la madrugada del lunes. No dio sin embargo el nombre de Al-Zawahiri, con cuya muerte se ha especulado en numerosas ocasiones en los últimos años. Había, asimismo, rumores sobre su estado de salud. Pero hasta el ataque se desconocía su paradero. El hecho de que se encontrara en una casa de Kabul cuando fue abatido plantea dudas sobre si estaba refugiado por los talibanes, que tomaron la capital afgana en agosto de 2021.

Intentos fallidos

Para cuando fue designado líder de Al-Qaida, Al-Zawahiri ya había sobrevivido a dos ataques de drones americanos. En el primero, en 2001, perdió a una mujer y varios hijos, y cinco años más tarde Washington volvió a darle por muerto tras una acción similar, pero de nuevo salió ileso. Hijo de una familia de la clase alta cairota, durante su juventud estuvo implicado en un movimiento fundamentalista que actuaba en Egipto, pero no fue hasta 1998 cuando decidió fusionar la Yihad Islámica egipcia con Al-Qaida.

Con su barba blanca y sus inseparables gafas de pasta, actuaba desde 2001 como portavoz e ideólogo de la organización terrorista, tratando de mantener alto el espíritu de la organización y de animar a los más jóvenes a unirse a su yihad sin fronteras. Además del 11-S, se le imputa la organización del ataque del 12 de octubre de 2000 contra el buque de guerra 'USS Cole' en Yemen, en el que murieron 17 marineros y una treintena resultaron heridos, así como los atentados con bomba del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de EE UU en Kenia y Tanzania que mataron a 224 personas e hirieron a más de 5.000.

El ataque con aviones no tripulados que ha acabado con su vida es el primero conocido de EE UU dentro de Afganistán desde que las tropas y diplomáticos estadounidenses abandonaron el país en agosto de 2021.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios