Un experto muestra el vial que se repartirá desde hoy en EE UU. / efe

EE UU se da 24 horas para empezar a aplicar la vacuna

El presidente, que espera inyectarla a 20 millones de personas, alardea de que la pandemia «terminará pronto» una vez que Pfizer ha recibido el permiso para distribuir su antiviral

DIANA MARTÍNEZ

La crisis sanitaria provocada por la covid-19, que ha devastado a los distintos países del mundo desde hace ya un año, está a punto de llegar a su fin. O eso es lo que mantiene el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha asegurado que la pandemia terminará «pronto de una vez por todas». Una afirmación cuya esperanza está en la vacunación masiva de los ciudadanos. Para ello, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado la autorización de emergencia para el uso de la vacuna de Pfizer-BioNTech, convirtiéndose así en el sexto país en permitir el uso de la misma tras Reino Unido, Canadá, Baréin, México y Arabia Saudí.

Pese a los augurios del dirigente estadounidense, el criterio científico es menos optimista: los expertos ya han advertido que la vacuna no supondrá el fin de la pandemia, al menos en un futuro próximo.. De hecho, será necesario continuar manteniendo las medidas de seguridad, como la distancia social o el uso de mascarillas. No obstante, el mandatario definió esta pasada madrugada como un «milagro médico» y «uno de los mayores logros científicos» el desarrollo de una vacuna en nueve meses.

Tras recalcar la seguridad de la misma, aseguró que se administrará en menos de 24 horas; es decir, podría empezar a aplicarse este mismo domingo a los estadounidenses. Los gobernadores de cada Estado tendrán autonomía para decidir dónde y cómo lo harán, aunque Trump garantizó que la inyección será gratuita y que los trabajadores del ámbito sanitario y los ancianos serán vacunados en primer lugar.

En las horas previas a la autorización de emergencia, varios medios estadounidenses publicaron que el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, había llamado al comisionado de la FDA, Stephen Hahn, y le habría dicho que en caso de que no se aprobara la vacuna este fin de semana debería «dimitir». El presidente tildó a esta agencia de «gran, vieja y lenta tortuga», pidió a Hahn que le diera «las malditas vacunas ahora» y le instó a que «dejara de jugar a juegos y empezara a salvar vidas» . Con la aprobación de emergencia, las 2,9 millones de dosis preparadas llegarán a 636 puntos del país en 24 horas. De esa manera, la Casa Blanca espera tener 20 millones de personas inoculadas este mes.

También en México

La vacuna ha llegado a EE UU cuando atraviesa su peor momento en la lucha contra la pandemia. Y es que ha roto su récord diario de contagios y fallecidos por coronavirus, con 3.309 muertes y 231.775 nuevos contagios, lo que supone un balance histórico desde que comenzó la pandemia. En total, el país ha registrado 15,8 millones de casos y 1,5 millones de fallecidos.

Por otra parte, México también ha aprobado este fin de semana el uso de la vacuna de Pfizer, pasando a ser el primero de la región latinoamericana, y que ya alcanza las 113.019 muertes, así como 1,2 millones de contagios.