China honrará a los muertos en el festival Qingming más triste

03/04/2020

China ha declarado mañana día de luto oficial. Coincidiendo con la celebración del festival Qingming, similar a Todos los Santos, el país amanecerá con las banderas a media asta.

ETIQUETAS:

A las diez de la mañana, sus ciudadanos guardarán tres minutos de silencio que serán rotos por el ensordecedor sonido de las sirenas antiaéreas. Se sumarán también los cláxones de los vehículos y las bocinas de las embarcaciones y de los trenes. El gigante asiático quiere rendir así homenaje a los 3.322 fallecidos por la epidemia del coronavirus, a los que la agencia de noticias oficial Xinhua se refiere como «mártires».

No obstante, Wuhan, epicentro de la pandemia de la COVID-19, vivirá su Qingming más triste. Porque los allegados de los muertos no podrán acudir a los cementerios para barrer las tumbas, como manda la tradición. Aunque la capital de Hubei va recuperando la normalidad antes de permitir la libre circulación de sus residentes, el próximo miércoles, las restricciones a la congregación de personas siguen en pie. Algunos en la ciudad se quejan de que no han podido honrar a sus allegados de forma apropiada por la apresurada forma en la que se ha decretado su incineración, aunque el South China Morning Post recoge el testimonio de una mujer que afirma que han recibido 3.000 yuanes (400 euros) en compensación.

En cualquier caso, el Gobierno recomienda utilizar diferentes aplicaciones móviles para rendir homenaje a los seres queridos de forma virtual. Lo mismo han hecho cementerios por todo el país, aunque cada ciudad establece sus propias reglas y muchas sí que permiten el acceso físico. En Shanghái, por ejemplo, los familiares podrán visitar tumbas y nichos en números reducidos y previo registro ‘online’. Desde el pasado día 28 y hasta el próximo día 12, 685.000 personas visitarán los 54 cementerios de la capital económica de China. Eso sí, deberán acudir protegidos por mascarillas y guantes, registrar su temperatura corporal, y proporcionar su teléfono móvil para que las Autoridades puedan contactar con ellos en caso de que se detecte algún contagio.

A ese respecto, China ha informado hoy de que ayer se detectaron 31 nuevas infecciones por el SARS-CoV-2. 29 de ellas fueron importadas de otros países, y las dos locales se registraron en las provincias de Liaoning -noreste- y de Guangdong -sureste-. El número de fallecidos aumentó en cuatro personas. Son, sin duda, números esperanzadores, y el epidemiólogo Zhong Nanshan está convencido de que el país podría cantar victoria en la primera batalla contra el coronavirus a finales de este mes. Por su parte, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, ha asegurado que el gigante asiático está siendo transparente y ha tachado de «sinvergüenzas e inmorales» las acusaciones de haber mentido en las cifras oficiales lanzadas por Estados Unidos.